El ministro de Educación y Cultura, José Ignacio Wert, tras el Consejo de Ministros - EFE

Una comisión de expertos propondrá en seis meses una amplia reforma universitaria

Wert asegura que el actual sistema no ofrece «los resultados esperados» y hay «desproporción» con los recursos invertidos

M. TRILLO
madrid Actualizado:

El Gobierno ha aprobado hoy la creación de una comisión de expertos que deberá elevar, en el plazo de seis meses, recomendaciones para una futura la reforma del sistema universitario que permita corregir la «desproporción» entre inversión y resultados que existe en este momento. La comisión, que presidirá la catedrática de Bioquímica Teresa Miras, es «independiente, plural y del más alto nivel científico y académico», según la definió ante los periodistas el ministro de Educación y Cultura, José Ignacio Wert, tras el Consejo de Ministros de este viernes.

Los vocales que completan su composición son Óscar Alzaga Villaamil, José A. de Azcárraga, Salvador Barberá, José Capmany, Elisa Chulia Rodrigo, Luis Garicano Gabilondo, Félix Goñi, Rafael Puyol, Matías Rodríguez Inciarte y Mariola Urrea

Las razones de la reforma universitaria

Wert ha repasado distintos aspectos que, a su juicio, justifican la reforma del sistema universitario «en varias direcciones». Ninguna universidad española está entre las 150 primeras del mundo, según el ránking de Shangái; la tasa de abandono universitario es del 30%, frente al 16% de media europea, algo que, según sus cálculos, supone «tirar» 3.000 millones de euros; hay una escasa internacionalización, con menos de un 5% de alumnos y de profesores extranjeros; existen 79 universidades públicas y privadas y 236 campus, mientras que en todo el estado de California hay diez; de los 2.413 grados universitarios que se ofrecen, en casi un 30% hay menos de 50 alumnos de nuevo ingreso, con lo que su masa crítica está por debajo de lo que se considera «mínimo de eficiencia».

El sistema de gobernanza, que proviene de la LeyOrgánica de Univesridades, «no ha dado el resultado que se esperaba», señaló el ministro. En su opinión, la amplia autonomía universitaria no ha venido acompañada por la necesaria «rendición de cuentas» y «corresponsabilización».

A ello añadió la «falta de movilidad», de sólo el 7% frente al 67 en países como EE.UU. o 52 en el Reino Unido, sin que los desplazamientos por el programa Erasmus parezca que tampoco se guíe «por criterios universitarios». Como ejemplo, citó que asi cuarta parte de los alumnos españoles que participan, lo hacen en Italia, cuyas universidades «no parece que sean "per se", por calidad, las más importantes de Europa», apuntó.

Entre los campos a los que se referirán las recomendaciones que en medio año deberán elevar al Gobierno la recién nombrada comisión de expertos figuran la organización y gobernanza de la universidad, la selección y acreditación de los profesores y los aspectos económicos y financieros.

Antes de la intervención de Wert, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría ha indicado que el objetivo de esta reforma es situar a la universidad española al nivel de otros países europeos y del mundo, de manera que sea «una buena formadora de profesionales» y que éstos «puedan encontrar empleo».