El ex vicepresidente estadounidense Al Gore ofrece un discurso durante la Cumbre sobre el Clima (COP24) en Katowice (Polonia)
El ex vicepresidente estadounidense Al Gore ofrece un discurso durante la Cumbre sobre el Clima (COP24) en Katowice (Polonia) - EFE

Suenan las alarmas en la Cumbre del Clima

Las ngociaciones afrontan su recta final sin consenso en las principales cuestiones políticas

Katowice (Polonia)Actualizado:

«¿Todavía estás siguiendo el difunto Acuerdo de París?», ha preguntado el exnegociador jefe de Arabia Saudí, Mohammed Salim Al Sabban, a un periodista en Twitter. Las negociaciones de la Cumbre del Clima, que este año deberían cerrar la letra pequeña del Acuerdo de París, seguían este miércoles sin tener ninguno de sus temas claves cerrados a poco más de 48 horas de su clausura. Las alarmas están sonando y, en un intento por impulsar el acuerdo, el secretario general de la ONU, António Guterres, ha regresado a la cumbre. Reconoció que las cuestiones políticas siguen sin resolverse, pero insistió en que fracasar en esta cumbre no solo sería inmoral, sino también suicida. «Puede sonar como un llamamiento dramático porque es exactamente eso: un llamamiento dramático», dijo.

La cumbre que se está celebrando en Katowice (Polonia) desde el pasado día 3 es la más importante en la lucha contra el cambio climático después de la celebrada en París, en 2015. Ese año casi 200 países se comprometieron a intentar imitar el calentamiento global en 1,5ºC y que no superase los 2º sobre la época preindustrial. Ahora, sus integrantes deben definir un marco común para medir, revisar y comparar su trabajo, acordar la financiación y presentar unos objetivos nacionales.

Pero los retrasos en lo que debería haber sido el calendario de la cumbre se van acumulando. El primero llegó cuando Estados Unidos, Arabia Saudí, Rusia y Kuwait se negaron a «asumir» el informe del Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC). Un texto que la propia ONU solicitó hace dos años para explicar el impacto del calentamiento global con 1,5º y 2º. Ese informe concluía que aún se puede actuar, pero es necesario tomar acciones «sin precedentes» en el plazo de una década. «El informe no ha sido aún rechazado, está en corchetes, pero hubiera sido mejor que EE.UU. se fuera del acuerdo (algo que no puede hacer hasta 2020», resumió el diputado Juan López de Uralde en los pasillos de la reunión, que también dijo que el momento en el que parece que el acuedo va a fracasar «ocurre en todas las cumbres». Aún así, este grupo de países está volviendo a entrar en cuestiones que estaban cerradas en varios bloques temáticos.

Además, se ha cerrado el llamado Diálogo de Talanoa, un proceso de negociación que no aclaró cómo se cumplirán las indicaciones del IPCC para no sobrepasar los 1,5º; ni tampoco si el contenido de este diálogo se convertirá en un documento final de la cumbre de carácter vinculante o solo en una declaración de intenciones. Incluso la Coalición de la Ambición, de la que la Unión Europea forma parte, ha pedido que se aumenten los objetivos para limitar el calentamiento global, pero en 2020, viendo que en 2018 no hay muchas opciones de lograrlo.

En un intento de la presidencia polaca por desbloquear las conversaciones, las negociaciones han cambiado de técnica y ahora las lideran dos ministros por bloque. La ministra española para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, fue nombrada «facilitadora» para los temas de transparencia. Se espera que este jueves se presenten las primeras versiones de los documentos.