El río Arga, a su paso por Pamplona, ya se desbordó el pasado mes de enero
El río Arga, a su paso por Pamplona, ya se desbordó el pasado mes de enero - EFE

Remite la lluvia en Navarra tras 20 horas de precipitaciones que han causado múltiples accidentes

El río Arga se encuentra en prealerta en Arazuri y Echauri y el Pirineo navarro está en alerta naranja por lluvias y la vertiente cantábrica, en alerta amarilla

PamplonaActualizado:

La lluvia caída durante 20 horas en Navarra está detrás de muchos de los accidentes de tráfico atendidos por la Policía Foral este fin de semana, una treintena que, en la mayoría de los casos, se han saldado con daños materiales o heridos leves.

Los incidentes se han producido en localidades como Cintruénigo, Cizur Menor, Etxarri Aranatz, Marcilla, Berriozar, Obanos, Beriáin, Roncesvalles, Murchante, Caparroso, Lerín, Peralta, Huarte, Urroz Villa, Esteríbar, Noáin, Pamplona, Ororbia, Azqueta, Urriza y Huarte.

El más relevante de todos ellos ha tenido lugar en Cizur Menor y ha consistido en un atropello a una mujer, que ha sufrido heridas de carácter «muy grave», precisa la Policía en un comunicado.

La lluvia, además de influir en muchos de estos percances, ha provocado problemas por inundación o balsas en distintas vías como el acceso a Landaben desde la A15, en el acceso al polígono Mocholi de Noáin, en la Navarra 2316 Zulueta, en la N-135 en Esteríbar o la NA-137 en Burgui.

Para las próximas horas, las previsiones meteorológicas apuntan a que continuará lloviendo y el nivel de los ríos seguirá siendo alto, por lo que los servicios de emergencia permanecemos alertas ante posibles complicaciones puntuales por inundaciones de vías.

Por todo ello, se recomienda circular con precaución y consultar el estado de las carreteras antes de iniciar el viaje.

El río Arga es uno de los que se encuentra en prealerta en Arazuri y Echauri y el Pirineo navarro está en alerta naranja por lluvias y la vertiente cantábrica, en alerta amarilla. También el Pirineo aragonés está registrando una profunda crecida en ríos como el Aragón debido al deshielo de la abundante nieve (entre 3 y 4 metros) acumulada en algunas zonas.