Fotografía sin fechar facilitada por UNICEF hoy, 5 de febrero de 2016 de una mujer y sus hijas en su casa en la localidad de Cambadju, en la región de Bafata (Guinea Bisau).El pueblo es el primero en el país que ha renunciado a practicar la ablación genital
Fotografía sin fechar facilitada por UNICEF hoy, 5 de febrero de 2016 de una mujer y sus hijas en su casa en la localidad de Cambadju, en la región de Bafata (Guinea Bisau).El pueblo es el primero en el país que ha renunciado a practicar la ablación genital - EFE

Mutilación Genital FemeninaLa Sanidad pública realiza su primera reconstrucción de clítoris

Ha tenido lugar en el Hospital Clínic, de Barcelona, y su objetivo era reconstruir los daños tras un caso de mutilación genital femenina (MGF). Expertos alertan de que hace falta hacer más esfuerzos para prevenir estas prácticas

MADRIDActualizado:

El Hospital Clínic de Barcelona ha celebrado la primera operación quirúrgica de reconstrucción de clítoris a una mujer con mutilación genital femenina (MGF) por el sistema de la sanidad pública catalana y espera realizar cuatro más, después de que asumiera a principios de diciembre este servicio pionero en España.

Con motivo del Día mundial de tolerancia cero contra la MGF este sábado, el jefe del servicio de ginecología del Clínic, Francisco Carmona, y la doctora especialista que ha tratado las pacientes, Mariona Rius, han explicado a Europa Press que en estos dos meses han visitado a cinco jóvenes de entre 18 y 25 años y procedentes de Gambia y Senegal.

Las cinco mujeres habían sufrido una mutilación del tipo II, que implica la supresión del clítoris y la extirpación total o parcial de los labios menores según la OMS, que estipula del tipo I las mutilaciones del prepucio y del tipo III la supresión de los órganos genitales y la sutura de la apertura vaginal, conocida como infibulación.

Han destacado que la mujer intervenida se encuentra «muy feliz», con una gran mejora a nivel psicológico, y que además de una recuperación anatómica y funcional, verá solucionada la fibrosis: una reacción cicatricial exagerada, rígida y que retrae los tejidos de alrededor, provocando reacciones dolorosas.

También esperan una recuperación a nivel sensitivo, ya que «en estos tipos de mutilación se mantiene la base del clítoris, donde están la mayoría de terminaciones nerviosas, el punto G», por lo que podrá mantener relaciones sexuales satisfactorias, han apuntado.

En el resto de los casos, tres tenían concertada la operación quirúrgica y la han pospuesto por motivos personales, ya que no se trata de urgencia, mientras que la última se encuentran en una fase de estudio del caso.

«La infibulación sí que habría supuesto un problema de salud muy grande», pero las secuelas físicas que han visto en los casos son menores y, sobretodo, destacan la mejora psicológica.

Prevención efectiva

La directora de la Fundación Wassu-UAB, Adriana Kaplan, ha lamentado, en declaraciones a Europa Press, la falta de promoción y financiación de la prevención, ya que si bien la Generalitat creó un programa preventivo en 2001 muy efectivo, carece de un programa de formación suficiente para los profesionales de la atención primaria, los servicios sociales y los cuerpos de seguridad, a los que hace sesiones cortas e insuficientes.

Ha calificado como «poco serio y poco respetuoso con la complejidad del trabajo de estos profesionales» el hecho de hacer sesiones formativas de una o dos horas, en lugar de los cursos de alrededor de tres jornadas que promueve la fundación, y ha pedido a la administración que asuma el gran reto de hacer formaciones sistemáticas y rigurosas.

«Han vuelto intactas el 100% de niñas que han viajado a sus países de origen después de estar las familias en contacto con profesionales formados», ha destacado la también directora del Observatorio transnacional de investigación aplicada a nuevas estrategias para la prevención de la MGF.

Kaplan también ha señalado que la vía punitiva, con penas incluso de cárcel, supone un doble castigo para las niñas y sospechan que genera que los padres reaccionen devolviendo a niñas, nacidas en Catalunya, a los países de origen por el miedo a ser castigados.