Miembros de los cuerpos de rescate revisan las ruinas de una casa
Miembros de los cuerpos de rescate revisan las ruinas de una casa - EFE

El ministro de Interior australiano relata cómo sobrevivió al terremoto de la isla de Lombok

La delegación australiana se encontraba en el país para participar en una conferencia regional sobre terrorismo

Actualizado:

El ministro del Interior de Australia, Peter Dutton, ha relatado este lunes a una radio de su país la suerte que ha tenido de salir indemne del seísmo de 6,9 grados que sacudió la noche de este domingo la isla indonesia de Lombok, donde se encontraba de visita.

«Estábamos cenando en el piso décimo segundo del hotel donde nos alojábamos. Tuvimos mucha suerte de salir. Creo que la integridad del edificio sufrió. Había muchos pedazos cayendo», declaró Dutton a radio 2GB.

«Fue una sacudida bastante violenta (...) duró un minuto o así (...) lo más importante es que la delegación australiana está a salvo», manifestó el ministro, quien se encontraba en Lombok al frente de una delegación australiana para participar en una conferencia regional sobre terrorismo.

Al menos 91 personas han muerto y 209 han resultado heridas por el terremoto de 6,9 grados que afectó principalmente a la región septentrional de Lombok. Se calcula que hay más de 150 españoles afectados por el desastre.

Operaciones de rescate

Miles de casas y edificios se han hundido a causa del seísmo que ha tenido, por el momento, 132 réplicas, incluidas varias de magnitud superior a 5, según la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB).

Los equipos de rescate prosiguen este lunes las operaciones de búsqueda de supervivientes mientras que miles de turistas buscan un avión o barco para abandonar la isla.

Este terremoto se produce después de que otro seísmo, aquel de 6,4, sacudiese la misma región a finales de julio con el resultado de 16 muertos y 355 heridos.

La isla de Lombok, dominada por el volcán Rinjani, se encuentra al este de Bali, principal destino turístico de Indonesia.

Indonesia se asienta sobre el llamado «Anillo de Fuego del Pacífico», un área de gran actividad sísmica y volcánica sacudida por unos 7.000 temblores al año, la mayoría moderados.