Vídeo: Absuelto Eduardo Vela por el caso de «bebés robados» - EP

Caso bebés robadosLos jueces consideran al doctor Vela «autor» del robo de un bebé pero lo absuelven porque el delito ha prescrito

Se trata de la primera sentencia a nivel europeo sobre los casos de «bebés robados»

MADRIDActualizado:

Seis años de batalla judicial le han costado a Inés Madrigal conseguir que un juez admitiera que fue robada al nacer y entregada a un matrimonio de forma ilegal en 1969. Ese reconocimiento llegó este lunes en forma de sentencia «pionera». Se trata de la primera vez que la Justicia reconoce un caso de «bebé robado» en Europa.

Para Inés, sin embargo, fue un «trago agridulce», ya que la sección séptima de la Audiencia Provincial de Madrid decidió absolver al médico que la sustrajo de su madre biológica. En el fallo, los magistrados consideran que el acusado, el doctor Eduardo Vela, es «autor» de ese delito, pero consideran que los hechos denunciados están prescritos.

Los jueces argumentan que el ginecólogo de 85 años de edad es culpable de los tres delitos de los que estaba acusado y por los que la Fiscalía pedía once años de prisión: detención ilegal, suposición de parto y falsedad en documento oficial. El fallo considera que en el juicio «quedó probado» que el médico sustrajo a Inés Madrigal –«una niña de pocos días de edad»– a su madre biológica y la entregó «fuera de los cauces legales» al matrimonio formado por Inés Pérez y Pablo Madrigal, «simulando la existencia de un parto que no se había producido y estableciendo una filiación falaz».

«Todo ello –añade la sentencia– sin que conste que hubiera mediado consentimiento ni tan siquiera conocimiento por parte de los progenitores del recién nacido, siendo el acusado, la persona que hizo la certificación falaz acerca del supuesto parto de Inés Pérez, a sabiendas de que tal hecho no era cierto». Pese a quedar demostrado que el ginécologo cometió los tres delitos cuando era director de la madrileña clínica San Ramón, la Sala precisa que los hechos denunciados por Inés han prescrito.

Detención ilegal, el más grave

La Sala entiende que «la prescripción depende de la del delito de mayor gravedad de los tres cometidos: la detención ilegal». Inés Madrigal denunció su sustracción cuando, según los jueces, ya había vencido el plazo para su denuncia. Según el artículo 131 del Código Penal, el tiempo de prescripción es de diez años a partir de que la víctima cumple los 18 años. Inés alcanzó su mayoría de edad el 4 de junio de 1987, pero no presentó la denuncia hasta abril de 2012, quince años después de que el delito había prescrito. «Pensé que los jueces iban a ser más valientes y no se iban a detener en esto», aseguró ayer Inés Madrigal, tras la notificación de la sentencia en la Audiencia Provincial y a la que no asistió el doctor Vela.

Los magistrados recuerdan en su fallo que pese a que el delito de detención ilegal «continúa ejecutándose mientras se mantiene la situación de encierro o privación de libertad», esta «limitación de libertad termina en el momento en que el menor alcanza la mayoría de edad, puesto que es a partir de ese momento cuando ya su libertad se ejercita de modo independiente, sin precisar del auxilio de sus tutores».

Según añaden, en el caso de Inés Madrigal «la mayoría de edad de la denunciante coincide con la toma de conocimiento de las circunstancias de su situación familiar, por lo que, evidentemente, a partir de ese momento pudo realizar las pesquisas y acciones que tuviera por conveniente, ya que no dependía para el ejercicio de su derecho de persona alguna, y su libertad, hasta entonces limitada, queda expedita», dice la resolución.

Inés Madrigal siempre ha sostenido que decidió denunciar su caso después de que en 2010 comenzaran a salir en los medios de comunicación casos de bebés robados vinculados a la clínica San Ramón, donde ella había nacido.

Fuentes judiciales explicaron que el tribunal plantea en su fallo un «reproche penal» al acusado aunque no aplica «ninguna sanción penal». «Ha sido una de cal y otra de arena. La sentencia reconoce que me arrebataron a mi madre biológica pero no estamos de acuerdo con la absolución del doctor Vela», aseguró Inés.

Se estima que alrededor 300.000 recién nacidos fueron sustraídos entre 1940 y 1990 en nuestro país, según la asociación SOS Bebés Robados. Cerca de 30.000 han sido denunciados pero solo uno ha conseguido llegar a la Justicia. Es el caso de Inés Madrigal.