Una investigadora trabaja en su laboratorio

Una inyección de 15 millones para investigar lo que no interesa a las farmacéuticas

El Gobierno da luz verde a la mayor inversión en ensayos clínicos independientes para estudiar problemas de salud sin beneficio económico

ABC
MADRIDActualizado:

En España ocho de cada diez ensayos clínicos están impulsados por laboratorios farmacéuticos privados. Asumen una costosa y compleja carrera de fondo para desarrollar nuevos medicamentos que comienza con la identificación de un compuesto prometedor y culmina diez o doce años después. El camino no es fácil pero puede ser muy rentable si la investigación termina en un avance terapéutico. Gracias a este apoyo avanza la investigación en cáncer o enfermedades cardiovasculares o respiratorias y menos en trastornos que tienen menos rentabilidad económica.

Para reforzar la investigación sanitaria en áreas que despierta menos la atención de la industria farmacéutica, el Consejo de Ministros ha aprobado destinar 15 millones de euros. Esta inyección económica se destinará a terapias avanzadas (terapia celular, génica e ingeniería de tejidos), medicamentos huérfanos, reducción de resistencias a los antibióticos y patologías que afectan especialmente a las poblaciones vulnerables, entre otras áreas. «Otra de las metas es asegurar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS) y garantizar el acceso a medicamentos innovadores de precios elevados», añade el comunicado del Ministerio de Ciencia.

Se trata de la mayor inversión realizada en los últimos diez años. Desde 2009 solo se ha realizado una convocatoria de ensayos clínicos independientes, en 2014, de cuantía muy inferior; en 2018, la iniciativa quedó restringida a una modalidad terapéutica y contó también con menos presupuesto que este año.

Los pacientes podrán opinar

En el proceso de selección de propuestas trabajarán juntos por primera vez el personal científico, representantes de los pacientes y expertos de las administraciones estatales y autonómicas encargadas de aplicar en el Sistema Nacional de Salud las conclusiones de estos ensayos clínicos. Además, se ha diseñado un comité de selección transversal y multidisciplinar que «permitirá priorizar las preguntas en funciones de las inquietudes de los pacientes y sus familias, matizarlas con el prisma científico y trabajar en su implantación a través de la participación de las administraciones».

Sin beneficio económico

«Los ensayos clínicos de esta convocatoria estarán diseñados para explorar aspectos alejados del beneficio económico, pero relevantes en el diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las enfermedades humanas, sobre todo de aquellas que solo pueden ser afrontadas desde el ámbito público. Por ello, la convocatoria quiere poner en el centro de la investigación biomédica aplicada el beneficio del paciente, eliminando intereses económicos inmediatos a la hora de establecer las prioridades sociales de la investigación», destaca la Administración.

Las entidades beneficiarias de la convocatoria serán los Institutos de Investigación Sanitaria acreditados por el ISCIII, un total de 31 centros situados en hospitales españoles de 12 comunidades autónomas, en los que participan 162 instituciones como centros sanitarios, universidades, agentes de la Administración sanitaria, empresas, organismos públicos de investigación como el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), etcétera.