Cerca de 20.000 ejemplares de cotorra argentina hay en España
Cerca de 20.000 ejemplares de cotorra argentina hay en España - ABC

La invasión de cotorras argentinas se acerca a los 20.000 ejemplares

El primer censo estatal de la especie identifica a Madrid, Barcelona y Málaga como las provincias más afectadas

A. ACOSTA
MadridActualizado:

Cerca de 20.000 ejemplares (entre 16.500 y 18.700) es la cifra que arroja el primer censo estatal de cotorra argentina (Myiopsitta monachus) en España. Realizado por la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente, viene a poner números a la rápida expansión protagonizada por esta especie invasora.

Hasta el momento nunca se había hecho un censo estatal, aunque algunas estimaciones de hace seis o siete años referían entre 3.500 y 5.000 parejas de la cotorra argentina y de la cotorra de Kramer (Psittacula krameri), esto es, entre 7.000 y 10.000 ejemplares de ambas especies exóticas. Esa primera estimación, por tanto, queda ahora muy lejos de los resultados de este primer censo nacional de solo una de esas dos especies.

Cataluña, principalmente la provincia de Barcelona, y la Comunidad de Madrid son las autonomías con mayor población de cotorra argentina, con más de 2.000 nidos y cerca de 6.500 ejemplares cada una. En estas dos comunidades se concentra el 72% de la población. También es considerable la población de Andalucía, en particular la provincia de Málaga, que con cerca de 3.000 ejemplares acumula otro 17% de la población española. La provincia de Valencia sigue por detrás, con una presencia algo menor.

De forma paralela a lo que ocurre a escala autonómica y provincial, los municipios con mayor número son Barcelona y Madrid con cerca de 1.500 nidos cada una y casi 5.000 ejemplares en cada caso. También tiene casi 2.000 ejemplares Málaga y a distancia le siguen Cartagena y Hospitalet de Llobregat, pero éstos ya con algo menos de 500 ejemplares estimados en cada caso.

En total se ha trabajado en más de 450 municipios de los que había referencia de la presencia de esta especie y solamente se han encontrado cotorras argentinas en 125 municipios de 25 provincias que se encuentran en 15 comunidades autónomas. “Aun así, hay que ser conscientes de que han podido pasar desapercibidas determinadas localidades (barrios o municipios) con pequeñas poblaciones en provincias para las que sí se da censo positivo en estos resultados”, asegura Juan Carlos del Moral, coordinador del Área de Estudio y Seguimiento de Aves de SEO/BirdLife.

Al haberse realizado el censo en una sola temporada, no es improbable que no se haya detectado en alguna localidad y que se haya podido infravalorar el número de cámaras en cada nido. Esto es debido a la imposibilidad de tener una cobertura del 100% para un censo de una especie tan extendida y con distribución tan dispersa, a la gran dificultad de identificar todas las cámaras existentes en todos los nidos detectados y a lo complicado de determinar el grado de ocupación exacto de cada nido o cámara con el tiempo limitado que han podido dedicar los voluntarios y gracias al cual se extrapola el número total de ejemplares en libertad.

600 voluntarios

Hace unos meses la organización SEO/BirdLife pedía colaboración ciudadana para poder realizar el primer censo de cotorra argentina en España. Reclutó cerca de 600 voluntarios para esta tarea que se realizó en marzo, porque es el momento en que empieza la época de cría y es más fácil localizar a los ejemplares en los nidos. Esta especie hace nidos comunales -un nido con varias entradas, como chalés adosados, explican gráficamente desde SEO-, por lo que hay que contar los agujeros que tiene para conocer las parejas que viven en él.

Más difícil es contar ejemplares de cotorras de Kramer, pues hacen los nidos en las oquedades y agujeros de los árboles, además de ser algo más silenciosas. Por eso, su censo se llevó a cabo a mediados del verano, cuando tienen la costumbre de agruparse por la noche en dormideros multitudinarios. Hanrá que esperar aún para conocer sus resultados.

Desde que empezaron a verse los primeros ejemplares de cotorras a partir de 1975, su presencia no ha hecho más que aumentar debido a los escapes y sueltas voluntarias de sus irresponsables propietarios. De cantarinas y divertidas mascotas han pasado a ser un problema en muchas ciudades. Por eso, SEO/BirdLife decidió abordar, a lo largo de 2015, el primer censo a escala estatal de estas dos especies exóticas. En Europa se encuentran poblaciones establecidas en numerosos países desde principios de la década de 1930.