Protestas a favor del aborto
Protestas a favor del aborto - ÓSCAR DEL POZO

Impiden abortar a una niña de 11 años tras haber sido violada repetidamente por su padrastro en Chile

La menor se encuentra en el quinto mes de gestación

MadridActualizado:

Una menor de 11 años se quedó embarazada en Chile tras ser violada repetidamente por su padrastro y, ahora, la ley chilena le impide abortar. La niña, que vive en la ciudad de Villarrica, se encuentra en el quinto mes de gestación, según medios locales.

Fue la propia madre de la menor quien, junto al director del colegio al que acude, denunció a la policía los abusos a los que había sido sometida. Los primeros en advertir el embarazo de la niña fueron los propios responsables del colegio al detectar los cambios físicos y de humor de la menor. Además, pudieron corroborar que las agresiones del padrastro fueron repetidas.

El caso ha creado polémica en un país en el que desde 2015 se mantiene abierto el debate sobre la necesidad de despenalizar el aborto. La presidenta chilena, Michelle Bachelet, aseguró -tal y como se comprometió en su programa electoral-, que trabajará en legalizar la interrupción del embarazo para tres supuestos: peligro de vida para la madre, malformación fetal y violación.

Sin embargo para la menor embarazada la aprobación de tal ley no solucionaría su situación, pues el supuesto de aborto por violación sería factible para las mujeres que solo lleven 14 semanas de gestación y la pequeña en cuestión las sobrepasa: cuenta con 20 semanas de embarazo.

En todo caso, la Justicia se hará cargo del sospechoso de agresión sexual que fue detenido a la salida de su casa por la Policía de Investigaciones (PDI).

«Citlali»

No es la primera vez que se da esta problemática en Latinoamérica. Recientemente, en el estado mexicano de Sonora, a una niña de 13 años llamada Citlali se le imidió abortar después de haber sido violada por un conocido de la familia.

El juez que llevó el caso dictaminó que el agresor había cometido un delito de estrupo -es decir, tuvieron relaciones sexuales consentidas pero mediante el engaño por parte del hombre-, por lo que, al no considerarse como un «abuso sexual», la interrupción del embarazo no era legal.