Cartel colocado en la entrada de las cocinas del hospital donde se prohíbe llevar móvil - ABC

El hospital Vall d’Hebron de Barcelona prohíbe usar el móvil en la cocina «por riesgo de contaminación»

La orden llega después de que ABC denunciara la existencia de cucarachas y excrementos en la zona donde se manipulan los alimentos

BARCELONAActualizado:

«La cocina del Vall d’Hebron se cae a pedazos», afirmaba la diputada socialista, Assumpta Escarp, tras ver las imágenes de las instalaciones en la información publicada por este diario. Ahora, el sindicato CSIF, que ha denunciado la situación, aporta nuevas pruebas gráficas y vídeos que demuestran el «preocupante» estado de la zona del hospital en la que se preparan los menús de los pacientes.

Carmen Martínez, portavoz del sindicato en el hospital, asegura que «tras salir a la luz las fotos de la cocina, la dirección ha prohibido a los empleados usar el teléfono móvil en la zona». Así lo expone el hospital en un comunicado, al que ha tenido acceso este diario, y en el que justifica la medida «por ser (los móviles) una fuente de contaminación cruzada importante que puede comprometer la seguridad alimentaria».

«Es increíble. Jamás se había prohibido y ahora que este diario publica la noticia y salen a la luz las imágenes, de repente se prohíben los teléfonos. Está claro que lo que pretenden es tapar la situación y que no aparezcan más imágenes sobre el área de cocina», afirma la portavoz de CSIF, sindicato que ha entrado en la mesa sectorial por sentencia judicial. Otra de las medidas adoptadas por el centro para impedir que se difundan más fotos de la cocina es, según apunta Martínez, «tapar con unas sábanas las ventanas que dan al pasillo que conduce a la cafetería y a través de las cuales se veía la cocina». «También algunas compañeras han sido amenazadas, estamos recopilando información para denunciarlo», precisa la portavoz.

Hospital de referencia

Las nuevas imágenes y vídeos presentadas por el sindicato constatan «la precariedad» y la «insalubridad» del área en la que se manipulan diariamente los alimentos que van destinados a los pacientes de este hospital, uno de los centros sanitarios de referencia por la excelencia de su asistencia y también de sus publicaciones científicas.

Crías de cucarachas correteando por el techo, máquinas oxidadas y sucias en las que se lavan los platos y enseres de cocina, o paredes y techos desconchados y grasientos junto a los carros de los alimentos son solo algunas de las imágenes que CSIF ha recopilado para extender su denuncia. «Seguiremos luchando y aportando más pruebas porque no consentiremos que este hospital de excelencia acabe privatizándose», avanza Carmen Martínez. Según el sindicato, ese deterioro progresivo de las instalaciones no es culpa del hospital, «ya que nos consta que la gerencia ha reclamado mejoras para ésta y otras áreas», sino de «la Generalitat, que en connivencia con las dos grandes centrales del sector no han hecho nada para paliar esta situación».

Estado de la cocina del centro sanitario catalán
Estado de la cocina del centro sanitario catalán - ABC

Interés en privatizar

«Hay un interés desde el Govern en privatizar y un desprecio hacia el empleado público. Quienes deben luchar para que ésta se recupere de los estragos de los recortes no lo hacen y cuentan con la complicidad de algunos sindicatos que son su brazo ejecutor», subraya Martínez. «Se intenta dar la imagen de que se está practicando una política progresista pero en realidad se está llevando a cabo una política totalmente neoliberal», añade. Ajuicio de la sindicalista la situación es especialmente grave porque, además de afectar a un hospital de referencia en muchas especialidades, supone un riesgo para los pacientes. «No olvidemos que lo que se manipula y prepara en estas instalaciones tan insalubres es la comida que se ofrece a los enfermos y eso es un claro riesgo para su salud», puntualiza Martínez.

Lavavajillas donde se limpian los utensilios con los que se cocina y comen los pacientes
Lavavajillas donde se limpian los utensilios con los que se cocina y comen los pacientes

El hospital negó a este diario que la situación de las instalaciones pueda conllevar riesgos para la salud, aunque admitió que «se trata de una cocina de más de 60 años que necesita reformas». Arguyó, asimismo, que algunas de las imágenes denunciadas no eran recientes y que los desperfectos que aparecían «estaban subsanados», así como que la cocina había superado los controles de salud pública. Los sindicatos lo niegan. Las imágenes que aparecen en este reportaje se tomaron, según CSIF, hace apenas 48 horas. «Tengo las capturas para demostrarlo», precisa.

Medicina puntera

El sindicato lamenta la situación. «Vall d’Hebron es un gran hospital no se merece esta cocina», aseguran. De hecho, el pasado día 12 el hospital fue noticia por disponer del primer acelerador de radioterapia volumétrica de España, que permite mejorar la precisión en este tipo de tratamientos. Mañana saltará a los medios por ser el centro en el que se ha trasplantado con éxito al primer bebé burbuja de Cataluña gracias al cribado neonatal.