Greenpeace valora la Cumbre de Durban como una victoria de los «contaminadores»
Ministros reunidos en el corrillo donde se acordó extender el protocolo de Kyoto - reuters

Greenpeace valora la Cumbre de Durban como una victoria de los «contaminadores»

«Estamos muy lejos de donde necesitamos estar para evitar un cambio climático catastrófico», ha dicho la organización

ámsterdam Actualizado:

La organización ecologista Greenpeace ha publicado este domingo un comunicado en el que valoran la Cumbre del Clima que se ha celebrado en Durban como una victoria de los «contaminadores en esta ronda de conversaciones con los políticos». La organización señala como principal culpable político a Estados Unidos al que acusa de «operar claramente a las órdenes de los cárteles de carbono», y a la Unión Europea, China e India les dice que deberían unirse al lado de los más vulnerables para hacer progresos reales. «La mala noticia es que los grandes bloqueadores de Estados Unidos han conseguido insertar una cláusula fundamental que podría fácilmente prevenir que el próximo gran acuerdo climático sea legalmente vinculante», ha explicado el director ejecutivo de Greenpeace Internacional, Kumi Naidoo, quién ha remarcado que, «si esa laguna es explotada podría ser un desastre».

«Los Gobiernos que salen de las conversaciones con la ONU deberían estar avergonzados», ha señalado Naiddo. «Ellos nos han defraudado y su fracaso se mide en las vidas de los pobres, los más vulnerables y menos responsables de la crisis climática global», ha añadido. En el comunicado la organización ecologista señala que la Cumbre de Durban sólo ha consistido en diseñar un plan para recaudar y distribuir el fondo de 100.000 millones de dólares que prometieron hace dos años en Copenhague para ayudar a los países más pobres a adaptarse y mitigar el cambio climático. «Si bien los detalles de las conversaciones pueden ser complejas, la verdad es simple. Estamos muy lejos de donde necesitamos estar para evitar un cambio climático catastrófico», indica el comunicado.