Diferencias educativas regionalesFuente: Fundación BBVA. Mapa: Laura Albor

El gasto público en educación entre las comunidades autónomas tiene desigualdades de hasta un 63%

El Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) y la Fundación BBVA presentan un informe que, entre otras cosas, muestra que el aumento del gasto no supondría necesariamente la mejora de los resultados

Actualizado:

País Vasco es la comunidad española que más dinero público invierte en educación. El pasado 2016 destinó 7.320 euros por alumno. Aun así, los datos del último informe PISA situaron el nivel de conocimiento de sus alumnos en ciencias, matemáticas y comprensión lectora por debajo de la media española y de la OCDE. También, su puntuación está totalmente alejada de los resultados de otras regiones españolas, como Castilla y León o Navarra con mejores resultados y menos gasto.

Esta comparativa se hace patente al observar los resultados del informe «Diferencias educativas regionales 2000-2016. Condicionantes y resultados», elaborado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), en colaboración con la Fundación BBVA.

Frente al País Vasco se sitúa Madrid. La comunidad autónoma madrileña es la que menos dinero invierte por alumno en educación (tan solo 4.496 euros) y la segunda en el ranking español del informe PISA. No solo está por encima de la media española, sino que también de la de la OCDE.

Este escenario motiva uno de las ideas claves del informe: el hecho de gastar más no supone necesariamente una mejora de los resultados académicos.

Durante la etapa escolar de un alumno español, que abarca desde que este nace hasta que cumple 15 años, se invierten en él 70.000 euros. Tal como se explica en el estudio, si a esta cifra se le sumaran 10.000 euros, el aumento solo supondría un incremento de 1,57 puntos en el informe PISA. Un esfuerzo económico que «no parece aportar demasiado», según Lorenzo Serrano, investigador del Ivie y uno de los responsables del estudio.

Con el objetivo de mejorar el rendimiento educativo, el informe concluye que «no se debe gastar más, sino gastar mejor». De esta manera consideran adecuado el desarrollo de políticas para compensar las desventajas de algunos alumnos, como las repeticiones de curso o el impacto que puede tener un entorno socieconómico bajo en la educación. También, es clave identificar los sistemas educativos regionales que muestran mayor eficacia formativa y difundir sus buenas prácticas con el fin de ayudar a mejorar el rendimiento escolar.

«Esas son direcciones en las que claramente hay que apostar. Es un camino que requiere una cirugía más fina que la de aportar más recursos para reducir el número de alumnos por profesor, sin dar más matices», comentó Francisco Pérez, director del estudio, durante la presentación del informe.

Disparidad entre regiones

Las notables diferencias entre comunidades autonómas también quedan reflejadas en el estudio. De un extremo (País Vasco)al otro (Madrid), la inversión en la enseñanza deja una diferencia del 63%, una disparidad acentuadadurante el periodo de la crisis.

El gasto en educación es en su mayoría público en todas las comunidades. De promedio, supone un 75% en el conjunto de España.

Aun así, hay comunidades, como Navarra o La Rioja que apuestan por un modelo de educación concertada y privada. Por ejemplo, en la comunidad madrileña, el alumnado que acude a centros privados y concertados supera el 40 % del total.

En lo referente al gasto que hace cada hogar particularmente por alumno (en el ámbito público y privado), es Madrid la comunidad que vuelve a liderar, con 1.640 euros por alumno, mientras que a la cola está Andalucía, con 592 euros.