España alcanzará los objetivos de reciclaje de la UE antes de 2025, según Cicloplast

El último informe de la organización refleja que los hogares españoles aumentaron un 9% el uso del contenedor amarillo

Actualizado:

Las botellas, yogures, bricks de leche o envoltorios vacíos que cada español recicló a lo largo del año pasado sumaron de media 11,2 kilos. En total, 521.600 toneladas. España es el país europeo que más aumenta su reciclado per cápita de plásticos del hogar, una tendencia que nos mantiene segundos en el «podium» europeo del reciclaje, solo por detrás de Alemania.

Son cifras del informe anual de Cicloplast, organización para el reciclado de los residuos de plástico en España, que constata cómo los españoles reciclan cada vez más en sus casas. En concreto, solo en 2017 lo hicieron en un 9% más respecto al año anterior, por encima de la media de otros años, cuyo incremento fue del 7%.

«Creemos que no habrá ningún problema para cumplir la directiva europea de envases», declaró el miércoles la directora general de Cicloplast, Isabel Goyena. La norma, recientemente aprobada, establece que para 2025 se reciclen el 50% de todos los envases plásticos (incluyendo también los utilizados por la industria y el comercio), y en 2030, el 55%. Actualmente España recicla el 45,5% del total de sus envases, por encima de la media europea del 41%. «Vamos a alcanzar el objetivo incluso antes de la fecha, según nuestros estudios», recalcó Goyena.

No obstante, el reto sigue siendo reducir la cantidad de plásticos que van a parar a los vertederos. En opinión de la directora general de Cicloplast, «aún se desperdician muchos plásticos, hay que fomentar la recogida».

Por comunidades, fueron los hogares valencianos los que más envases reciclaron en 2017, alcanzando los 13,2 kilos por habitante. Le siguen Cataluña, País Vasco, Canarias y Andalucía.

«La solución no es prohibir los plásticos»

Especial hincapié se hizo durante la presentación del informe del problema de la basura abandonada en los espacios naturales, como playas o parques. «Prohibir los plásticos no es la solución para acabar con la basura en el medio ambiente. Podemos prohibir las pajitas y los globos, pero si alguien piensa que por prohibirla se soluciona el problema está muy equivocado».

Hace unos meses, Baleares anunció que en 2020 prohibirá los productos plásticos de un solo uso como los bastoncillos, las pajitas o las maquinillas de afeitar desechables; una medida en la que poco después le siguió la Comunidad Valenciana. También se ha presentado ya una proposición al respecto en el Congreso de los Diputados e incluso la Comisión Europea ha lanzado su propia propuesta.

Sin embargo, para la industria «la solución es educar y concienciar de que no podemos tirar los residuos fuera de los lugares donde deben estar colocados», explicó Goyena, que confesó que se sienten «atacados» por algunos sectores. Por ello, recordó datos del proyecto «Libera», de recogida de residuos terrestres. Las estadísticas reflejan que el 49% de la basura recogida fueron colillas, seguida de un 20% de plásticos y un 13% de papel. Los datos del Ministerio de Medio Ambiente de recogida de residuos en playas hablan de un 22% de pequeños residuos plásticos, un 11% de cuerdas o cordeles, un 10% de colillas y un 9% de plásticos de entre 2,5 y 50 centímetros, entre otros residuos.

«La industria promueve el consumo responsable de los plásticos. Otra cosa es cómo se está atacando desde ciertos sectores a la industria y a los plásticos, especialmente a los envases, que es lo que más se recicla», dijo Goyena. No obstante, también reconoció que, en ocasiones, se abusa del envasado plástico. «Tenemos que concienciarnos e ir hacia un consumo responsable».