Una dieta rica en grasas es bueno para la salud - ABC

La dieta baja en grasa y colesterol no es tan buena como se pensaba

Un estudio acusa a los organismos de salud pública del Reino Unido de connivencia con la industria alimentaria y pide la revisión de las directrices dietéticas

Ese consejo médico está teniendo «consecuencias desastrosas para la salud», advierten

LondresActualizado:

El consejo generalizado de que todo el mundo siga dietas bajas en grasa y reduzca su colesterol está teniendo «consecuencias desastrosas para la salud», ha advertido un informe científico. en dicho estudio, se acusa a los principales organismos de salud pública de connivencia con la industria alimentaria para que haya «una gran reforma» de las directrices dietéticas actuales. Dicen que el enfoque en las dietas bajas en grasa está fallando para hacer frente a crisis de la obesidad de Gran Bretaña, mientras que los refrigerios entre comidas hacen que la gente engorde mucho.

En lugar de ello, piden un retorno a los «alimentos integrales», tales como carne, pescado y productos lácteos, así como alta en grasas, alimentos saludables, incluyendo aguacates, argumentando: «Comer grasa no engorda».

El informe -que ha levantado una tremenda polvareda entre la comunidad científica-, que recoge hoy el periódico británico «The Guardian», también sostiene que la grasa saturada no causa enfermedades del corazón, mientras que los productos lácteos con toda la grasa, incluyendo la leche, el yogur y el queso, en realidad puede proteger el corazón.

Los alimentos procesados y eiquetados como «bajo en grasa», «light», «bajo en colesterol» o «demostrado para reducir el colesterol» debe ser evitado a toda costa, y las personas con diabetes tipo 2 deben comer una dieta rica en grasa en lugar de una basada en hidratos de carbono.

Como ocurrió con el tabaco

El informe también informa de que el azúcar se debe evitar, la gente debe dejar de contar calorías y la idea de queel ejercicio podría ayudar a «dejar atrás una mala dieta» es un mito. En su lugar, una dieta baja en hidratos de carbono refinados, pero alta en grasas saludables es, de acuerdo con el mismo análisis, «un método eficaz y seguro para prevenir el aumento de peso y ayudar a la pérdida de peso», y reduce el riesgo de enfermedades del corazón, añade.

El informe agrega: «Comer una dieta rica en productos lácteos con toda la grasa - como el queso, la leche y el yogur - en realidad puede reducir el riesgo de obesidad». «Los alimentos más naturales y nutritivos disponibles - carne, pescado, huevos, productos lácteos, frutos secos, semillas, aceitunas, aguacates - todas contienen grasas saturadas. La demonización continua de la grasa natural omnipresente impulsa a la gente lejos de los alimentos altamente nutritivos, saludables y la promoción de la salud», objeta el análisis.

Los autores del informe también argumentan que la ciencia de los alimentos también se ha «corrompido por las influencias comerciales».

Los autores del informe son muy duros al contrastar que igual que las grandes empresas tabacaleras compraron la «lealtad de los científicos», cuando se estableció un vínculo entre el tabaquismo y el cáncer de pulmón, la influencia de la industria alimentaria representa una «amenaza significativa para la salud pública», argumentaron. señaló: «Como médico y el tratamiento de los pacientes todos los días, rápidamente me di cuenta de que las directrices de carrbohidratos, las dietas altas, lo que sugiere bajos en grasa eran la panacea universal, estaban profundamente defectuoso.

«Los esfuerzos actuales han fracasado -dice el profesor David Haslam, presidente del Foro británico de Obesidad-, la prueba es que los niveles de obesidad son más altos de lo que han sido nunca, y no muestran ninguna posibilidad de reducir a pesar de los mejores esfuerzos del gobierno y científicos».

El doctor Aseem Malhotra, por su parte, cardiólogo consultor y miembro fundador de la Colaboración de Salud Pública, que es un grupo de expertos, afirmó al «Guardian» que las directrices dietéticas que promueven alimentos bajos en grasa eran «quizás el error más grande en la historia médica moderna, lo que deviene en consecuencias devastadoras para la salud pública».

«Lamentablemente, este consejo inútil continúa perpetuándose. Hay que cambiar con urgencia el mensaje al público para revertir la obesidad y la diabetes tipo 2. Comer grasa para adelgazar. No temas a la grasa. La grasa es tu amiga. Ahora estamos realmente a tiempo para traer de vuelta a la grasa». Para él, la única recomendación es comer porciones más pequeñas.

Pero el profesor John Wass, del Royal College of Physicians, asesor especial sobre la obesidad, afirma que «lo que se necesita es una dieta equilibrada, actividad física regular y un peso normal y saludable».

Hay opiniones claramente en contra del informe, como las del profesor Naveed Sattar, de la Universidad de Glasgow, quien opina que el informe cuyo «titular principal es simplemente "comer más grasa" es muy polémico y podría tener consecuencias adversas para la salud pública».