José Francisco Serrano Oceja

Delante de la cruz

El cristianismo no es una filosofía complaciente que nos ayuda a superar el límite y la desesperación.

José Francisco Serrano Oceja
Actualizado:

La religiosidad popular, que estos días adquiere una preponderancia pública singular, ha sido uno de los frenos más eficaces al proceso de secularización religiosa en España. De ahí que determiandos políticos hayan tenido la tentación de «desamortizar» el sentido religioso de la Semana Santa convirtiendo las expresiones de fe y devoción en solas manifestaciones culturales. Al fin y al cabo, la Semana Santa no deja indiferente a ningún cristiano, más aún, a ninguna persona que busque con sinderidad el camino adecuado en la vida. Un camino en el que, tarde o temprano, nos tompamos con la muerte.

No debemos acercarnos al hecho de la muerte de Cristo, que bellamente presentado y representado llenará estos días nuestras calles y nuestras plazas, sin tener en cuenta el sentido de su vida y su misión. La muerte de Jesús en la cruz no es solo la consecuencia de su conducta valiente, es la síntesis de su mensaje. Jesús no murió desesperado sin poder dar un sentido a su muerte. El cristianismo no es una filosofía complaciente que nos ayuda a superar el límite y la desesperación. Tarde o temprano tenemos que colocarnos ante la cruz. Nuestro puesto no está ni delante, ni detrás de la cruz de Cristo. Está a ambos lados, mirando de un sitio a otro, pasando de un sitio a otro.

El siempre admirable François Mauriac, en sus «Memorias interiores. Nuevas Memorias interiores», nos ayuda a entender lo que vamos a vivir en estos días santos. «El cristianismo –escribió- sólo es una historia, una historia que ocurrió, una historia “de verdad” como dicen los niños, y que dura todavía. La humanidad es muy parecida al niño que éramos y al que no le costaba nada oír contar siempre la misma historia. Y a medida que la iba conociendo la amaba más. Y nosotros también conocemos de memoria la Pasión, pero la conocemos menos por el relato que de ella se nos ha hecho que por la experiencia que tenemos». Para el cristiano la vida es, como decía Joan Sales, «una larga batalla por la inocencia». Con cruz y con resurrección.

José Francisco Serrano OcejaTodos los artículos de José Francisco Serrano Oceja

José Francisco Serrano OcejaJosé Francisco Serrano Oceja