Los sin papeles tendrán sanidad gratuita en todos los centros hospitalarios - ABC | Vídeo: Así ha transcurrido la votación en el Congreso

El Congreso aprueba el Real Decreto de sanidad universal para los inmigrantes irregulares

Los nacionalistas catalanes condicionaron su apoyo a la retirada del recurso contra la ley catalana que autorizaba la asistencia

MadridActualizado:

El Congreso de los Diputados ha convalidado el real decreto ley del Gobierno de Pedro Sánchez por 173 votos a favor, 133 en contra y 31 abstención que devuelve la sanidad universal a los extranjeros sin papeles. Esta fue una de las primeras medidas anunciadas por el Ejecutivo de Pedro Sánchez, aunque la realidad es que en la mayoría de las Comunidades autónomas ya se prestaba la sanidad universal a este colectivo de residentes irregulares.

El Gobierno de Rajoy adoptó esta medida que suponía que los inmigrantes sólo podían ser atendidos en los servicios de Urgencias, a excepción de las embarazadas y menores de edad. El objetivo era hacer frente a la crisis económica y poder reducir la deuda heredada del Ejecutivo de Zapatero.

La convalidación de este real decreto no estaba garantizada días atrás, ya que ERC y PdeCat habían condicionado su apoyo a la retirada del recurso del Gobierno del PP contra la ley de la Generalitat para garantizar este servicio en Cataluña.

El Gobierno ya advirtió a ERC y PdeCat que el real decreto ley abría la puerta a la retirada del recurso de inconstitucionalidad que presentó el Gobierno de Mariano Rajoy.

El Gobierno del Partido Popular recurrió la norma catalana al entender que invadía sus competencias.

Cambio de modelo

La ministra de Sanidad, Carmen Montón, aseguró que esta norma «dignifica la acción política» y es un «auténtico cambio de modelo en la atención sanitaria». A su juicio, el objetivo es «termina con la injusticia de que existan en nuestro país personas sin derechos a la asistencia sanitaria».

Montón se refirió a los recursos jurídicos interpuestos por el anterior Gobierno, entre ellos el de Cataluña, afirmando que «los recursos interpuestos deben ser analizados porque carecen de sentido y se abre el camino al desestimiento de los mismos, con diálogo».

El Partido Popular defendió las medidas que adoptó en su día el Gobierno de Rajoy y que «garantizó la viabilidad del sistema sanitario» y su carácter «universal y gratuito», según señaló la diputada Teresa Angulo. A su juicio, estas medidas fueron «necesarias y urgentes», subrayando que «las descalificaciones a la gestión del Partido Popular no son creíbles».

Angulo afirmó que el real decreto «abre de par en par las puertas en España al turimo sanitario» y que en España «la sanidad ya era universal».

«Engaño»

La diputada del PdeCat, Miriam Nogueras, se felicitó de que su presión para que el Gobierno retire los recursos «surte efecto» y recordó que «en Cataluña ya tenemos nuestra ley, que fue tumbada».

El diputado de ERC, Joan Oloriz, recordó que como estaba el real decreto «nuestro voto no podía ser favorable», pero que ahora sí le darán su apoyo, aunque no será una confianza a ciegas y que «estaremos expectantes».

Ciudadanos se mostró partidario de una «asistencia sanitaria de calidad suficiente» para los inmigrantes, según señaló el diputado Francisco Igea. Sin embargo, pidió que este real decreto se tramite como proyecto de ley.

Podemos atacó el real decreto del Gobierno de Rajoy afirmando que era «un engaño y el objetivo era deteriorar la sanidad pública para que se extendiera la sanidad privada».

.