Blanca Rodríguez, en su cuarto
Blanca Rodríguez, en su cuarto - FOTOS: DE SAN BERNARDO

La comunidad de vecinos de Boadilla rectifica y permite a Blanca usar el ascensor y la piscina

Aseguran que desecharán el borrador de estatutos donde le prohibían usar el ascensor para «evitar que la comunidad se vea dañada»

Actualizado:

Ha rectificado, tras verse retratada en ABC. Tras la denuncia de los padres de la joven Blanca Rodríguez, con síndrome de Down, porque en su comunidad de vecinos de Boadilla del Monte (Madrid) no se permitía a su hija ni bañarse sola ni usar el ascensor si no iba acompañada, la comunidad rectifica los estatutos que precisamente modificó para vetar a Blanca en los servicios comunes.

Los padres de Blanca Rodríguez han recibido un correo electrónico del administrador de la finca en el que se les comunica que «como consecuencia de la polémica surgida» y con el objetivo de «evitar que la comunidad de propietarios se vea dañada» se retira el borrador de estatutos que prohibía usar el elevador a personas con discapacidad que no fueran acompañadas.

En el escrito, la comunidad de propietarios asegura que «en ningún momento se ha pretendido discriminar a las personas discapacitadas» e insiste en que lo que se quería era «protegerlas». Así, requiere a los padres de Blanca que se ponga en conocimiento de la sociedad esta rectificación «a fin de cortar el daño que se está haciendo a la Comunidad de Propietarios».

El drama de esta familia comenzó un día de agosto cuando Blanca, de 16 años, se estaba bañando en la piscina de la urbanización. El presidente de la comunidad pidió al socorrista que le dijera que no podía estar ahí, algo a lo que sus padres se negaron rotundamente, pues la joven se desenvuelve bien en el agua.

A principios de este mes tuvo lugar otra sorpresa desagradable: les llegó un correo electrónico en el que figuraba el borrador de los nuevos estatutos de la comunidad, con un punto que sostenía que las personas con discapacidad no podrían utilizar el ascensor si no iban acompañadas. Tras la denuncia de los progenitores, la comunidad ha rectificado.

«Siempre hemos intentado que sea lo más autónoma posible», contaba su progenitor, Sergio Rodríguez. Sin embargo, esa norma que se quería imponer se interponía en su independencia, pues le privaba de cosas tal cotidianas como hacer la compra, tarea que Blanca asume a menudo.

Down España criticó esta situación y la tachó de «vergonzosa». Su director, Agustín Matía, pidió un cambio de mentalidad de la sociedad «que asuma la independencia y la plenitud de derechos de las personas con discapacidad».

Esta es la historia de lo sucedido con Blanca, que publicó ABC.