El volcán de Fuego de Guatemala se ha cobrado al menos la vida de 33 personas - EFE

Volcán GuatemalaEl cinturón de fuego del Pacífico vuelve a mostrar su furia

El Fuego, el segundo volcán que entra en erupción en la zona más caliente del planeta, arrasa pueblos enteros y se cobra la vida de 65 personas en Guatemala

Actualizado:

Dos volcanes en ambos extremos del Pacífico mantienen en vilo desde hace días a miles de personas . Se trata del Merapi en Indonesia y El Fuego en Guatemala. A primera vista parecen dos puntos distantes en el planeta sin ninguna conexión, pero ambos se encuentran en lo que los geólogos denominan «el Cinturón de Fuego del Pacífico». Una extensa área en forma de herradura de más de 40.000 kilómetros con alta actividad sísmica, que une América con Asia. Allí se producen, según los expertos, el 90 por ciento de todos los seísmos del mundo y el 80 por ciento de los terremotos más grandes. También en esta zona se ubica el 75 por ciento de los volcanes activos e inactivos del planeta.

El pasado viernes la erupción del volcán Merapi en la isla de Java (Indonesia) obligó a las autoridades a emitir la máxima alerta. Una serie de temblores y una inmensa columna de humo de más de seis kilómetros quemó zonas de bosque cercanas al cráter y provocó el pánico entre la población.

La peor en 44 años

Este domingo en Guatemala —en el otro extremo del mundo— entró en fase explosiva el volcán El Fuego, ubicado al sur del país y a unos 40 kilómetros de la capital. Su peor erupción en los últimos 44 años ha provocado al menos 65 fallecidos, 1,7 millones de afectados y un número aún no determinado de desaparecidos.

Ríos de lodo y lava se precipitaron contra varios pueblos en las faldas del volcán de 3.763 metros, que escupió nubes de ceniza que alcanzaron los 10.000 metros de altura. Siete de los 65 fallecidos residían en la pequeña aldea de El Rodeo de Escuintla, comunidad que quedó totalmente sepultada por los ríos de magma hirviendo que discurrieron por la ladera de la montaña. Al cierre de esta edición, más de 300 heridos y 3.200 personas habían sido evacuadas en esta zona, según informaron las autoridades guatemaltecas. La comunidad donde hubo más víctimas fue la colonia San Miguel Los Lotes, también en el departamento de Escuintla, donde fallecieron 18 personas, según la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres de Guatemala (Conred).

«Tenemos personas desaparecidas pero ignoramos cuántas», dicen las autoridades

«Tenemos personas desaparecidas, pero ignoramos cuántas son, debido a que se está haciendo el recuento con las comunidades», indicó un funcionario de la Conred. Si bien la fase crítica de la erupción remitió ayer, el director de Vulcanología del país, Eddy Sánchez, alertó de que ello no significa que no pueda reactivarse en cualquier momento. De hecho ayer se registró un seísmo de 5,2 en la Escala de Richter en la costa del Pacífico del país, según informó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés).

Ante la magnitud de la tragedia, el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, pidió ayer al Congreso que declare el Estado de Calamidad Pública en los tres departamentos más afectados. Se trata de Escuintla, Sacatepéquez y Chimaltenango. El mandatario además anunció que revisará la legislación vigente para activar el estado de emergencia y poder acelerar el envío de los recursos económicos necesarios para hacer frente a la crisis humanitaria.

«Fenómenos aislados»

Un tercer volcán próximo al «Cinturón de Fuego» completa este podio de estructuras geológicas en fase de explosión por la que emerge el magma. Se trata del Kilauea en la isla de Hawái. «Todos los años hay multitud de erupciones volcánicas simultáneas. Son fenómenos independientes y aíslados aunque es cierto que en esta ocasión dos están en el Anillo de Fuego del Pacífico, la zona donde hay más vulcanismo. El tercero, el Kilauea, también está muy cerca de esta zona», explicó ayer a ABC, Carmen López, directora del Observatorio Geofísico Nacional y responsable del Sistema de Vigilancia Volcánica del Instituto Geográfico Nacional (IGN). López también indicó que «la actividad volcánica no es en absoluto previsible» por lo que catástrofes como la de Guatemala son muy difíciles de evitar. «Los márgenes de error en las previsiones siguen siendo muy grandes», alertó.

«Todos los años hay una multitud de erupciones simultáneas», recuerda Carmen López

Según recordó la vulcanóloga española, El Fuego lleva en actividad «desde julio del año pasado». La del pasado domingo, se trata de la segunda erupción este año. Este volcán es uno de los más activos de la treintena que se encuentran esparcidos por este pequeño país centroamericano, que tiene una extensión similar a la de las comunidades autónomas de Asturias y Castilla y León juntas.

La anterior tuvo lugar en 2012, cuanto las autoridades evacuaron a unas 10.000 personas de la cerca de 17 aldeas próximas al volcán. Afortunadamente en aquella ocasión no hubo víctimas mortales, aunque sí daños materiales. Entre las grandes erupciones también se encuentra la del 15 de octubre de 1974, cuando el volcán emitió una fuerte lluvia de ceniza después de que se registrara un terremoto en las cercanías del coloso. Entonces, unas 1.100 personas fueron evacuadas y tampoco hubo ningún fallecido. En aquella ocasión, los daños se limitaron a la pérdida de cultivos de plátano, café y ajonjolí en las zonas aledañas.

Solidaridad

La enorme crisis humanitaria que ha dejadotras de sí la erupción despertó inmediatamente la solidaridad internacional. El Grupo Donantes G13, del que forma parte España, manifestó ayer su disposición para brindar la ayuda necesaria en coordinación con la Conred. El llamado G13 es una agrupación de países que más ayudas al desarrollo provee a Guatemala, junto con varias agencias e instituciones globales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización de Estados Americanos. México, Honduras y El Salvador, vecinos de Guatemala, también sumaron su ayopo para la reconstrucción de la zona afectada por el desastre natural.