Aula de colegio católico con niños en clase
Aula de colegio católico con niños en clase - ABC

Cinco falsos mitos sobre la educación concertada

Ni elitista ni de derechas, la escuela concertada católica es un fiel reflejo de la pluralidad social, según un estudio

Madrid/BarcelonaActualizado:

En torno a la educación concertada católica hay demasiados prejuicios o tópicos. Sin embargo, la realidad es muy distinta. «Nuestros centros reflejan básicamente la pluralidad familiar, sociolaboral, económica, ideológica y cultural de la sociedad española», explica a ABC el portavoz de Escuelas Católicas, Luis Centeno.

1. Más padres de izquierda

En los colegios concertados católicos hay más padres que se definen de izquierdas (41%) que en el resto (39,8%). Así se desprende del informe «Demandas Educativas de los padres en España», elaborado por el Instituto Universitario de la Familia de la Universidad Pontificia Comillas para Escuelas Católicas, la patronal que aglutina al 60% de la educación concertada en nuestro país.

2. Más familias en paro

El porcentaje de hogares con todos su miembros en desempleo es mayor en los centros concertados (7,1%) que en el resto (5,7%). «El tópico de que los colegios concertados son elegidos por familias de rentas altas es falso. La mayoría tienen unos niveles retributivos iguales a la media española y muchos incluso por debajo», asegura a ABC el portavoz de Escuelas Católicas, Luis Centeno.

3. Familia monoparentales

En cuanto a la diversidad familiar que se da en estos centros, los alumnos procedentes de hogares monoparentales representan un 5,5% en los colegios católicos, frente a un 8,5% en el resto.

4. Muchas parejas de hecho

Las parejas de hecho suponen el 18,3% de los padres, ya que estos colegios reflejan la pluralidad de la sociedad española. «No son un reducto de un grupo determinado sino que son un reflejo de la diversidad social de España», apunta el portavoz de Escuelas Católicas.

5. Muchas familias inmigrantes

Las familias inmigrantres suponen el 6,7%, apenas cuatro décimas menos que en los centros no católicos. Centeno recuerda que estos colegios apoyan a las familias en riesgo de exclusión social ya que cuentan con proyectos educativos propios que favorecen la inclusión.