Prueba de VIH
Prueba de VIH - EFE

Segundo paciente en el mundo que vence al VIH sin antirretrovirales tras un trasplante de células madre

Bautizado como «el paciente de Londres» recibió en 2016 un trasplante de progenitores hematopoyéticos para combatir un linfoma que padecía y lleva 18 meses sin rastro del virus en su organismo

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En 2008, la ciencia dio un vuelco a la lucha contra el virus del sida al conseguir el primer caso en el mundo de un paciente que logra vencer a la enfermedad sin tomar medicación, conocido como «el paciente de Berlín». Once años después de este hito, una investigación internacional, con participación española, ha dado con un segundo caso de similares características. Se trata de un paciente tratado en Londres -ha querido mantener el anonimato- que, al igual que Timothy Brown, su precedesor en Alemania, recibió un trasplante de células madre para tratarse de una enfermedad hematológica, en este caso un linforma. ¿Dónde estaría la clave de su curación? Todo apunta a que en el tipo de células que les fueron trasplantadas, con una mutación llamada CCR5 Delta32 (ccdr5d32), que evitó que el virus penetrara en los linfocitos y se propagara por el organismo.

El caso de Londres, publicado en la revista «Nature», supo que tenía sida en 2003. En 2012 le diagnosticaron linforma de Hodgkin, una enfermedad por la que se forman células malignas (cancerosas) en el sistema linfático, y cuatro años después, en 2016, fue sometido a un trasplante de células madre.

Intervención «muy agresiva»

Esa intervención, muy agresiva por su elevado nivel de mortalidad (no sobreviven a ella entre un 40 y un 50 por ciento de los pacientes intervenidos), le abrió, sin embargo, la puerta a la curación. Dieciocho meses después de haberse sometido a ese trasplante de progenitores hematopoyéticos, y sin haber tomado ningún tratamiento antirretroviral, el virus sigue desaparecido en su organismo.

Los investigadores se muestran cautos respecto al alcance de la investigación y prefieren no hablar de curación definitiva sino de «remisión del virus», aunque no esconden la importancia de l hallazgo teniendo en cuenta que sin tomar medicación el VIH replica a las cuatro semanas. «Que lleve un año y medio con el virus desaparecido es un paso importante, sin duda, aunque debemos ser cautos y esperar algunos años antes de hablar de curación definitiva», señala en declaraciones a ABC la investigadora Maria Salgado, coautora del trabajo.

Javier Martínez-Picado, investigador ICREA en el Instituto de Investigación del Sida de Barcelona (IrsiCaixa) coincide con Salgado al reclamar «prudencia» al valorar el hallazgo. «Es demasiado pronto para hablar de curación. Pero sabemos que en casos previos que no han tenido éxito, el virus ha reaparecido antes de un año. Y este paciente lleva año y medio sin medicación», subrayó el investigador, uno de los principales firmantes del trabajo.

Martínez-Picado es también uno de los líderes del consorcio IciStem, un grupo internacional que, desde 2014, estudia el caso de pacientes con VIH que han tenido que someterse a un trasplante de células madre debido a una enfermedad hematológica.

«No haya receptores en los linfocitos»

Tanto en este último paciente como en el de Berlín las células que recibieron provenían de donantes con un gen CCR5 disfuncional. «Esta mutación hace que no haya receptores en la superficie de los linfocitos por lo que el virus no puede penetrar en ellos y propagarse por el organismo», explica la investigadora. De los 33 pacientes tratados en el estudio, procedentes de diferentes países europeos y de Canadá, todos portadores del virus y con enfermedades hematológicas, por lo que recibieron un trasplante de células madre, 22 siguen con vida. A 18 de éstos les trasplantaron células sin el gen mutado y a otros cuatro células con la mutación genética. Uno de estos últimos es el paciente de Londres. Los 18 pacientes que recibieron trasplantes de cédulas con el gen CCR5 funcional, experimentaron mejoría y estuvieron meses sin medicación, pero el virus regresó.

«Nadie dudaba de la veracidad sobre el «Paciente de Berlín», pero era un solo paciente. ¿Y cuál de las muchas cosas que se le hicieron contribuyó a la aparente curación? No estaba claro que se pudiese repetir», dijo al The Washington Post el jefe de enfermedades infecciosas del Hostital Brigham and Women's de Boston, Daniel Kuritzkes.

«No es un tratamiento generalizado»

Respecto al uso de este tipo de trasplantes como tratamiento contra el VIH, Salgado matizó que «por ahora estaría indicado solo para pacientes VIH positivos con enfermedades hematológicas», ya que es una intervención muy agresiva y «sería una irresponsabilidad establecerla como tratamiento escalado». Es un primer paso que nos da pistas sobre la estrategia que debemos armar en un futuro». El trabajo ha dado pistas importantes a los investigadores de cara a planificar una estrategia generalizada para combatir el sida en un futuro.

«Surrealista y abrumador»

En declaraciones al diario neoyorquino, el «Paciente de Londres» consideró «surrealista» y «abrumador» que un solo trasplante haya podido curarle el cáncer y el VIH.

«Siento un sentido de responsabilidad para ayudar a los médicos a entender cómo sucedió para que puedan desarrollar la ciencia», afirmó. «Nunca creí -agregó- que habría una cura durante mi vida».