REUTERS

Los casos de ébola en RDC superan los 700, con más de 100 en lo que va de año

El brote de ébola que afecta a las provincias de Kivu del Norte e Ituri se ha cobrado 443 vidas, de las cuales 394 están confirmadas en laboratorio que sucumbieron por la enfermedad vírica

KinshasaActualizado:

Los casos registrados en el mayor brote de ébola de la historia de la República Democrática del Congo (RDC), que azota actualmente dos regiones del noreste del país, superaron los 700, de los cuales más de un centenar se registraron desde que comenzó el año, informó el jueves el ministerio congoleño de Sanidad.

El brote de ébola que afecta a las provincias de Kivu del Norte e Ituri se ha cobrado 443 vidas, de las cuales 394 están confirmadas en laboratorio que sucumbieron por la enfermedad vírica, según el último boletín del ministerio de Sanidad con datos hasta este martes.

El brote no parece estar controlado casi medio año después de ser declarado el 1 de agosto, ya que los nuevos casos de ébola se registran a decenas cada semana.

Actualmente, las autoridades sanitarias han contabilizado un total de 715 casos en 20 áreas sanitarias distintas, de los cuales 666 son confirmados y 49 probables.

Las muertes no disminuyen ni tampoco los llamados «fallecimientos comunitarios», es decir, aquellos que no se encuentran bajo supervisión y que por tanto pueden causar que se expanda la enfermedad.

Pero 247 personas han conseguido sobrevivir a la enfermedad gracias a los tratamientos médicos y la vacuna experimental rVSV-ZEBOV, que se ha inyectado ya a más de 65.000 personas.

Este brote de ébola, declarado por primera vez en la historia de la enfermedad en una zona en conflicto donde actúan más de un centenar de grupos armados, ha superado ya en magnitud y letalidad al restos registrados en este país centroafricano, donde nació la enfermedad y es endémica.

El virus del ébola se transmite a través del contacto directo con la sangre y los fluidos corporales contaminados, provoca fiebre hemorrágica y puede llegar a alcanzar una tasa de mortalidad del 90 % si no es tratado a tiempo.

El brote más devastador a nivel global fue declarado en marzo de 2014, con casos que se remontan a diciembre de 2013 en Guinea-Conakri, país del que se expandió a Sierra Leona y Liberia.

Casi dos años después, en enero de 2016, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el fin de esta epidemia, en la que murieron 11.300 personas y más de 28.500 fueron contagiadas, cifras que, según esta agencia de la ONU, podrían ser conservadoras.