La brecha salarial entre hombres y mujeres es del 16,2% en la UE

En España, la brecha salarial es del 14,2%, lo que supone triplicar la de otros países como Luxemburgo, Rumanía e Italia

MadridActualizado:

Con motivo de la celebración, a partir de ayer, del Día Europeo de la Igualdad Salarial, que se prolongará hasta final de año, la Comisión Europea ha hecho público los datos correspondientes al año 2017. Unas cifras que dejan a España en una situación intermedia, respecto a otros países. La institución europea constata que las mujeres de los países miembros continúan ganando mucho menos que los hombres, a pesar de que la brecha salarial se ha reducido este año al 16,2%, una décima menos que en 2017, ha informado Ep.

En España, la brecha salarial es del 14,2%, lo que supone triplicar la de otros países como Luxemburgo, Rumanía e Italia. Ello se traduce en que las mujeres trabajarán desde el próximo 10 de noviembre gratis, en comparación con el salario de los hombres.

Diferencia injusta

La Comisión Europea ha advertido de que los cargos de dirección y supervisión son «abrumadoramente» ocupados por los hombres, ya que solo el 6,3% de los CEO son mujeres. «Esta diferencia salarial de género es injusta, no solo como principio, sino también como práctica», subrayó la CE. En este sentido, apuntó que la brecha aumenta hasta el 36,6% cuando llegue la jubilación.

El estudio de la institución comunitaria señala que las mujeres se hacen más cargo de tareas no remuneradas, como el trabajo doméstico, el cuidado de niños o familiares. Los hombres invierten de media nueve horas semanales, mientras que las mujeres trabajadoras dedican 22 horas a la semana, casi cuatro horas diarias más.

La consecuencia en el mercado laboral es que, más de una de cada tres mujeres reduce su salario por trabajar a tiempo parcial, mientras que solo uno de cada diez hombres lo hace. Así, las mujeres tienden a permanecer más tiempo fuera del mercado laboral que los hombres y a estar «excesivamente representadas» en sectores y ocupaciones que ofrecen salarios más bajos, como la docencia o el comercio. Para combatir la brecha salarial, la CE ha destinado fondos por valor de 3,3 millones de euros y trabaja en otras medidas, como la equiparación de la baja por paternidad a la baja por maternidad.

En este contexto, la Unión General de Trabajadores (UGT) ha anunciado que relanzará, a partir del próximo día 10 de noviembre, la campaña «Yo trabajo gratis» por tercer año consecutivo, con el fin de concienciar a todos los trabajadores sobre esta discriminación por razón de sexo. Una discriminación que tiene una repercusión «severa» en los salarios de las mujeres y que «va a acentuarse más allá de su vida laboral, durante su etapa de jubilación».

Además, el sindicato ha exigido al Gobierno la aprobación de una Ley de Igualdad Salarial y la activación de todos los mecanismos posibles para hacer cumplir la Constitución Española en sus artículos 14 y 9. Del cumplimiento de estos artículos se deriva la igualdad salarial entre hombres y mujeres; y que cumpla con las recomendaciones de la Comisión Europea en esta materia.

Este sindicato ha asegurado que la inexistencia de políticas de igualdad impide que se avance en la eliminación de esta discriminación, que afecta ya a más de ocho millones de trabajadoras y a más de dos millones de jubiladas.