La nueva propuesta para combatir la Ballena Azul
La nueva propuesta para combatir la Ballena Azul

La Ballena Rosa, el juego que hace competencia a la Ballena Azul para salvar vidas

Sus fundadores, dos jóvenes brasileños, pretenden convertir «los malos pensamientos en buenos» y han propuesto 50 retos para fomentar las relaciones familiares y los pensamientos positivos

MADRIDActualizado:

Internet se ha convertido en un arma de doble filo. De hecho, el peligroso juego conocido como Ballena Azul en el que los adolescentes deben hacer 50 retos (el último consiste en tirarse desde un edificio alto para quitarse la vida), se ha cobrado en los últimos seis meses al menos 130 vidas en Rusia, según las autoridades. En España, ya se conocen dos casos en los que la Policía ha tenido que intervenir. Mientras tanto, sigue extendiéndose por todo el mundo. Sin embargo, esta peligrosa tendencia, ha encontrado a su rival: la Ballena Rosa.

Esta nueva iniciativa nació en Brasil hace tan solo un mes y está promovida por unos treintañeros dedicados a la publicidad y al diseño gráfico, Ana Hoppe y Rafael Tiltscher. Los dos amigos buscan que los participantes encuentren el lado positivo de la vida. De modo que, al igual que el juego originario, cuentan con 50 pruebas cuyo objetivo es ayudar a los demás y mejorar la comunicación con sus familias. Así pretenden combatir este macabro juego.

«Rafael (Tiltscher) y yo hablamos sobre la Ballena Azul y cómo internet puede propagar cosas malas por todo el mundo tan rápido, pero que podíamos aprender de ello», indica la creadora. «Quisimos mostrar a la gente que alguien es capaz de dar, recibir y difundir amor. A veces nos olvidamos de eso, pero estamos aquí para hacer que la gente se detenga y reflexione sobre sus vidas y que convierta los malos pensamientos en buenos», explica a ABC una de las fundadoras, Ana Hoppe.

Los jugadores deben subir sus logros a las redes sociales, con el hashtag #BallenaRosada, y pueden nominar a sus amigos. Algunas de estas pruebas consisten en hacer un nuevo amigo o ayudar a alguien que sufre bullying. Otros, simplemente tienen tintes divertidos como abrazar a una fruta o hablar a través de letras de canciones. No obstante, tiene ciertos paralelismos con Ballena Azul y el reto final es salvar una vida

«Hemos intentado replicar las malas tareas transformándolas en buenas, pero después también teníamos que crear nuestros propios retos y para ello utilizamos nuestras vivencias. Además, después de eso, corroboramos todos los desafíos con un psicólogo», señala Hoppe.

Del mismo modo, el nombre escogido por estos jóvenes pretende retar al original. Por eso eligieron que toda su imagen corporativa fuera de color rosa. «Culturalmente el rosado es el opuesto al azul, por lo que era algo cognitivo. Al mismo tiempo, el rosa es el color del amor».

La creadora afirma que están teniendo mucho éxito entre los jóvenes, pues, a pesar de que al principio estaba dirigido a los niños brasileños de entre 13 y 17 años, ahora ya cuentan con jugadores de todas las edades en todo el mundo. «Está siendo bastante sorprendente. No podemos medir el número de jugadores, porque están jugando en línea y sin conexión. Hemos tenido más de 10.000 descargas en la aplicación y hoy tenemos más de 250.000 seguidores en Facebook, 54.000 en Instagram y más de 4.000 en Twitter».

La Ballena Rosa está disponible en tres idiomas tanto en la página web como en la aplicación del móvil: portugués, inglés y español. Sin embargo, Hoppe aclara que este juego es solamente «un complemento y no un tipo de tratamiento» porque son conscientes de que hay enfermedades mentales que requieren de «un apoyo médico». «Con nuestros retos la persona puede exteriorizar sus sentimientos y, eventualmente, redescubrir la autoestima», especifica. «Nos hemos dado cuenta de que la gente está desesperada con que alguien se preocupe por ellos. Y a veces no comparten sus sentimientos por miedo a que se burlen de ellos o a que no les tomen en serio. Esto es bastante urgente y grave, ¡tenemos que cambiar eso!».

Cohesión frente a autolesión

Al final, el nacimiento de la Ballena azul, creada para «limpiar nuestra sociedad de gente y residuos biodegradables que no tienen ningún valor» según su creador Philip Budeykina, ha servido para diseñar diferentes estrategias para que las redes sociales se utilicen desde una perspectiva altruista. También existe la Ballena Verde, aunque ese caso se creó en clave de humor y está destinada a fomentar la responsabilidad y la ayuda en los hogares por parte de los jóvenes.

«La propuesta de la Ballena Rosa es buena y es válida porque fomenta la cohesión. Tiene un reconocimiento pero desde una parte positiva fomentado los valores y la ayuda. Vivimos un momento en el que los mensajes positivos de cooperación y colaboración son importantes para nuestra sociedad. De ese modo, debería tener más repercusión porque su finalidad afecta a todos los grupos. En los retos de la Ballena Azul conseguir los objetivos son individuales y solo repercute a uno mismo, pero aquí son unas conductas que ayudan a los demás», sostiene la vocal del Colegio de Psicólogos de Madrid, Miriam González.

La especialista comenta que en España en los últimos años han aumentado los casos de suicidios y que el perfil predominante se encuentra en la franja de entre los 35 a 45 años. No obstante, los adolescentes también son propensos porque «buscan sensaciones y su percepción del tiempo es diferente», advierte González. A lo que añade que las peculiaridades que proporciona la Ballena Azul son las que han provocado que haya tenido tanta repercusión. Aunque el mayor factor que puede dar lugar a esta situación es la baja tolerancia a la frustración.