Varios jóvenes combaten la ola de calor este miércoles en el río Arga a su paso por Pamplona - Efe
Ola de calor

Las 72 horas de calor intenso que convertirán España en un país del desierto

Las temperaturas seguirán subiendo hasta el viernes, cuando alcanzarán el máximo y se mantendrá hasta el domingo

La ola de calor deja al menos dos muertos en España

MadridActualizado:

Los próximos tres días, desde este viernes, hará más calor en buena parte de España que en El Cairo, y casi tanto como en Abu Dabhi. En la capital de Emiratos Árabes se esperan máximas de 42 a 44 grados a partir de mañana y en la de Egipto serán de hasta 39 grados. Mientras, la Península podría rebasar los 42 por la ola de calor.

Este miércoles, en la décima ola de calor que se produce en junio desde 1975, los termómetros se acercaron a algunos récords de temperatura máxima para este mes. Según los registros de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), se alcanzaron los 39,4 grados en Híjar (Teruel) y en el aeropuerto de Bilbao; los 39,1 en la Universidad de Palma y los 38,8 en Daroca (Zaragoza). En Barcelona, se midieron 25,6 grados a 1.600 metros de altitud, una temperatura récord para el sexto mes del año, por encima de los 25,4 que se habían registrado a la misma altitud en junio de 2012 y 2001.

Este jueves dos terceras partes del interior peninsular están en aviso por altas temperaturas, que además llegan con polvo africano. En total, son 32 provincias las que están en alerta por la ola de calor, aunque el aviso es naranja (riesgo importante) en 17, especialmente del centro, nordeste y norte de la meseta sur.

Pamplona, Huesca, Lérida, Zaragoza, Logroño, Madrid, Toledo, Ciudad Real, Jaén, Gerona, Granada y Guadalajara serán las ciudades que podrían alcanzar máximas entre los 40 y 42 grados. En las zonas litorales, gracias a la influencia del mar, las temperaturas no alcanzarán registros tan altos.

Cinco grados en 24 horas

El incremento de temperatura de este jueves respecto al día de ayer será de hasta cinco grados en el valle del Ebro y algunas zonas de la Meseta Norte. El bochorno llega así al norte de Castilla y León con entre tres y cuatro grados de subida en Zamora, Palencia o parte de Ávila.

Pero será a partir de mañana cuando la ola de calor alcance sus cotas más altas. «El viernes será el clímax de subida y las temperaturas se mantendrán hasta el domingo», explica el portavoz de la Aemet Fernando García. Durante estas 72 horas de calor intenso, las máximas van a estancarse, mientras que las noches se irán haciendo más y más calurosas. Esta primera ola de calor ha llegado poco después del solsticio de verano. Es decir, cuando los días son más largos y hay un mayor periodo de insolación. «Ahora las noches son más cortas, y eso afecta a las mínimas porque no da tiempo a que se enfríe la atmósfera», explica García.

La «nueva sartén»

En general, los registros van a estar entre 5 y 10 grados por encima de los valores normales para la época en Castilla y León, La Rioja, Navarra y Cataluña y llegarán a los 15 grados de más en el valle del Ebro. Algo parecido ocurrirá con las temperaturas mínimas, que serán entre 5 y 10 grados más altas de lo normal. En muchas zonas por la noche no se bajará de los 25 grados, sobrepasando en cinco puntos el umbral de noche tropical, a partir del cual ya cuesta conciliar el sueño.

En el valle del Ebro se llevarán la peor parte. «En Aragón son buenos candidatos para superar la efeméride de temperatura máxima para junio», dice García. Para este sexto mes del año no se han superado nunca los 41 grados alcanzados en Zaragoza en 1965, los 39 que se registraron en Huesca en 1986, y los 38 que se dieron en Teruel de 2017. El récord absoluto de Zaragoza se dio el 7 de julio de 2015, cuando la Aemet certificó 44,5 grados en la capital maña.

El portavoz de la Aemet también apunta a que en junio de 2017, el observatorio de Madrid-Retiro superó su propia efeméride, con 40,7 grados. «Hay que vigilarlo, es posible que salte el registro», explica. En Pamplona, también se podrían alcanzar los 40 grados, algo que en junio no ha ocurrido nunca. Sin embargo, la máxima absoluta para España no parece que vaya a superarse. Se sitúa en 46,9 grados, alcanzados en Córdoba en julio de 2017.

Con más de media España en alerta, algunas instituciones han decidido tomar medidas, especialmente en aquellas zonas que están menos acostumbradas a llegar a estos registros. Los funcionarios de varios palacios de justicia de País Vasco podrán ausentarse temporalmente de sus puestos de trabajo, como en Irún, Vitoria o Guecho, hasta 15 minutos cada hora y media, informa Efe. Según Comisiones Obreras, el motivo radica en que los sistemas de aire acondicionado están «totalmente obsoletos» y que cuando se producen episodios de ola de calor se sobrepasan con holgura las temperaturas máximas para trabajar.

Víctimas en Francia

Por ahora, la Aemet mantiene el aviso por altas temperaturas hasta el 1 de julio. «El lunes puede que bajen algo las temperaturas, pero aún no es seguro», dice García. Eso sí, seguirá haciendo mucho calor y habrá que seguir extremando las precauciones.

Mientras, el calor extremo en Francia ya se ha cobrado las primeras víctimas. Tres personas mayores han muerto desde el inicio de la alerta en las playas de la costa de Herault. Se trata de un hombre de 70 años, otro de 75 y una mujer de 62, que fallecieron por un «shock» térmico.

En el territorio galo sobrepasó ayer los 40 grados en varias regiones: llegó hasta los 41,1 en Montclus, al sur del país. También marcó un registro histórico en la temperatura media. «¡Nunca había hecho tanto calor en todo el país en un mes de junio como lo que ha hecho esta tarde!», dijo ayer en Twitter la agencia estatal Météo-France. El promedio de temperatura máxima en la jornada fue de 34,9 grados, superando el récord anterior de 34,3 grados del 30 de junio de 1952.