La investigación ha sido realizada en casi 4.500 personas y ha determinado también los efectos negativos de ingerir alcohol de forma periódica
La investigación ha sido realizada en casi 4.500 personas y ha determinado también los efectos negativos de ingerir alcohol de forma periódica - Sigefredo Camarero

Si sales de copas, no bebas más de esta cantidad para evitar dañar tu organismo

Un estudio afirma que la cantidad máxima de alcohol que debe ingerir al día un hombre es de dos copas. En el caso de las mujeres, la cantidad se reduce hasta una

Actualizado:

Cumpleaños, ocasiones especiales, comidas, cenas o, simplemente, una fugaz salida nocturna con algunos amigos. Son muchos los que beben alcohol a diario sin saber cuál es el máximo recomendado por los médicos para no dañar su organismo. Sin embargo, esa incógnita que suele aparecer frente a la barra del bar ha quedado al fin resuelta gracias a un nuevo estudio científico que ha determinado que el máximo número de copas que deben pasar por nuestro gaznate a lo largo de un día son dos. Y es que, más de este número puede provocar severos daños en el organismo.

Así lo ha afirmado el estudio científico elaborado por el doctor Scott Solomon (profesor de medicina en Harvard y director de cardiología no invasiva en el Brghman and Women Hospital), donde también han señalado las dolencias que, a la larga, pueden sucederse en un bebedor habitual. El estudio, llamado « Relationship Between Alcohol Consumption and Cardiac Structure and Function in the Elderly», ha sido publicado en la revista «Circulation: Cardiovascular Imaging» y ha recogido los datos hallados en los casi 4.500 voluntarios que han colaborado.

Concretamente, y tal y como explica el director del proyecto en la susodicha investigación, él y sus colegas estudiaron los efectos que provocaba el alcohol en el corazón de 4.466 individuos. La mayoría de ellos, mayores de 76 años. El objetivo era dividir al total de los pacientes en 4 grupos y analizar posteriormente cómo había cambiado su estructura cardíaca.

Así pues, solicitaron a los miembros del primer conjunto que no bebieran ni una copa durante la investigación: a los segundos, que ingirieran menos de 7 a la semana; a los tercero, que tomaran de 7 a 14 y, finalmente, a los últimos que se metieran entre pecho y espalda más de 14 bebidas alcohólicas en 7 días. Todos los participantes fueron divididos, a su vez, en varias categorías dependiendo de su sexo, edad concreta y relación anterior con el alcohol.

Una vez que se analizaron los resultados, estos no pudieron ser más llamativos. Y es que, los expertos determinaron que, cuantas más bebidas alcohólicas se ingerían, era más probable que hubiese cambios en la estructura y las funciones del corazón. En los hombres, por ejemplo, dichas modificaciones físicas se sucedieron con más de dos bebidas al día (unas 14 o más por semana). En el caso de las mujeres, aparecieron con apenas una bebida por jornada.

¿Cuáles fueron las principales dolencias que se generaron? Entre otras, que el corazón debía trabajar mucho más para bombear la misma cantidad de sangre, así como una modificación en su tamaño y estructura. «En ambos sexos, el aumento de la ingesta de alcohol se asoció mayor diámetro de la aurícula izquierda. En los hombres, el aumento de la ingesta de alcohol se asoció con una mayor masa ventricular izquierda. En las mujeres, el aumento de la ingesta de alcohol se asoció con la fracción de eyección ventricular izquierda inferior y una deformación longitudinal global», se destaca en el estudio.

«Un poco de alcohol puede ser beneficioso, pero en exceso es tóxico. Una vez que pasas el umbral de las dos bebidas al día en los hombres, empiezarás a ver evidencias sutiles de efectos cardiotóxicos en el corazón que puedes sufrir a largo plazo. Y ese umbral podría ser menor en las mujeres. Lo que está claro es que beber más de dos bebidas al día no es seguro», determina el experto.