El enterovirus se ha detectado en 37 estados americanos y en el distrito de Columbia
El enterovirus se ha detectado en 37 estados americanos y en el distrito de Columbia - reuters

Un virus respiratorio mantiene la alerta en Estados Unidos

Se han confirmado más de 1.000 casos del enterovirus D68 que afecta sobre todo a niños y para el cual no hay tratamiento ni vacuna

Actualizado:

Tiene un nombre de difícil pronunciación: Enterovirus D68 al que el ébola «le ha quitado protagonismo» pero ha generado la movilización de hospitales, de las regiones afectadas y del propio Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos en los últimos meses.

El enterovirus es un virus respiratorio que afecta sobre todo a los niños. «Los enterovirus son virus muy comunes. Generalmente causan enfermedades respiratorias, sobre todo en niños. Hay más de 100 tipos de enterovirus, que incluyen al EV-D68. Este año, ha sido el tipo de virus más común que se ha identificado. En la mayoría de los casos confirmados por el CDC se trataba de niños. Muchos de ellos tenían asma o respiración sibilante», explica a ABC Jeanette St. Pierre del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

Pese a tratarse de un virus común, las noticias sobre este virus han ocupado la atención de los medios norteamericanos hasta que el ébola lo copó todo. Ello se ha debido a que Estados Unidos ha experimentado el mayor brote de enterovirus D68 de los últimos años. Desde mediados de agosto hasta los últimos días de octubre, el CDC o los laboratorios públicos han detectado un total de 1.105 casos confirmados en 47 estados y en el distrito de Columbia.

«Este virus afecta sobre todo a niños asmáticos produciéndoles un cuadro de insuficiencia respiratoria aguda. Como característicamente puede no haber fiebre, la realidad es que estos niños con ataque de asma pueden ser ignorados, es decir, que se considere que se tiene un ataque de asma y en realidad tienen un virus. Niños afectados por este virus puede que necesiten soporte ventilatorio y cuidados intensivos», señala Juan Martínez Hernández, especialista en Medicina Preventiva.

En cualquier parte del mundo

Si bien el CDC señala que en estas fechas (final del verano) las infecciones por enterovirus suelen ser muy comunes y que ya ha empezado a notificarse un declive del virus (en 39 estados y en Columbia ha declinado aunque en siete aún se mantiene), también advierten de que «el EV-D68 podría encontrarse en cualquier parte del mundo» y extenderse el brote. «Algunos informes indican que podría encontrarse el virus en algunos países europeos y de Extremo Oriente. Este año, ha habido informes que indicaban que el virus se detectó en Holanda y Finlandia», señala Pierre.

Alerta

«Hay que estar alerta, se trata de un virus emergente que puede llegar a Europa», adiverte Martínez. De hecho, el propio CDC europeo publicó hace unos días una nota informativa en la que advertía a los países europeos para « estar vigilantes ante la amenaza del enterovirus». También señalaban que el riesgo de transmisión del virus era moderado. «La circulación de esta cepa en la población parece ser baja».

En cuanto a nuestro país, «no hemos tenido ningún brote por EV68 pero sí algún caso esporádico», señaló Gloria Trallero, del Laboratorio Nacional de Poliovirus y Unidad de Enterovirus del Centro Nacional de Microbiología.

En cualquier caso, en España no se lleva un registro puesto que solo lo hay «de las enfermedades de declaración obligatoria y esta no lo es. Las enfermedades de declaración obligatoria están recogidas en un Real Decreto y se deciden según las normas internacionales y nacionales», explica fuentes del Instituo de Salud Carlos III.

Sin tratamiento

Los enterovirus son una familia de virus que se transmiten por las heces. Aunque sea respiratorio, su epidemiología es de eliminación fecal.

El virus puede encontrarse en las secreciones respiratorias de una persona infectada, como la saliva, el moco nasal o el esputo. El EV-D68 se propaga de una persona a otra cuando una persona infectada tose, estornuda o toca superficies contaminadas que otras personas tocan después, explica el CDC.

El problema es que actualmente no se dispone de ningún tratamiento ni vacuna contra el virus.

Letalidad

En cuanto a su letalidad, como no se trata de una enfermedad de declaración obligatoria tampoco en Estados Unidos, el CDC asegura que «no se sabe cuántas infecciones y muertes por el virus se producen cada año en Estados Unidos»

Para evitar el contagio el CDC recomienda lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca si no se ha lavado las manos así como evitar el contacto cercano, como dar besos, abrazar o compartir vasos o cubiertos con las personas que estén enfermas.

También se recomienda limpiar y desinfectar las superficies que se tocan frecuentemente, como los juguetes y las manijas de las puertas, especialmente si alguien está enfermo.