El Hospital Carlos III ha ampliado las esclusas donde los sanitarios se ponen y quitan los trajes de protección
El Hospital Carlos III ha ampliado las esclusas donde los sanitarios se ponen y quitan los trajes de protección - reuters

Se amplían a cuatro las esclusas para cambiar los trajes en el Carlos III

Habrá una para ponerse el traje y otra para quitárselo en la quinta y sexta planta

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El hospital Carlos III de Madrid ampliará las esclusas y contará con cuatro -dos en la planta sexta y dos en la quinta- para que los sanitarios tengan más espacio para cambiar los trajes aislantes, ya que la esclusa donde supuestamente pudo contagiarse Teresa Romero medía solo un metro por un metro.

Las obras de ampliación, que están ya prácticamente terminadas, han hecho posible que haya «una esclusa de circuito limpio y otra de circuito sucio», en cada planta, es decir, una para ponerse el traje y otra para quitárselo, según ha explicado la secretaria de CCOO en La Paz-Carlos III, Esther Quiñones.

También se está dotando de lo mismo a las Urgencias del Hospital Infantil La Paz, por «si hubiera que tener a algún niño en observación, pero en caso de dar positivo se tendría que ir al Carlos III», ha añadido la representante de CCOO en la Junta de Personal del hospital.

Además, «se están actualizando los protocolos y se ha creado una jefatura del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales, ya que hasta ahora solo había una coordinadora», según ha anunciado la dirección del hospital a los miembros de la Junta de personal en su reunión diaria.

Por otra parte, la dirección del hospital les ha dicho hoy que «hasta dentro de tres meses no estarán preparadas las instalaciones del Hospital Gómez Ulla para recibir casos de ébola», según Quiñones que también ha dicho que «hasta la fecha Defensa no está colaborando» con el Carlos III, más allá de haberse hecho cargo del traslado de los dos misioneros contagiados desde África.

La secretaria sindical también ha detallado que el pasado fin de semana los dieciséis pacientes que están en observación en el Carlos III «han podido recibir la visita de un familiar por paciente, siempre el mismo, tras ponerse el equipo de protección individual», como si fuera un trabajador sanitario, y sin que se puedan tocar. Estos pacientes, que reciben apoyo psicológico, también disponen de wifi y televisores, y pueden utilizar sus ordenadores para comunicarse con sus familiares, añade Quiñones.

Pese a criticar que «hasta el 7 de octubre no se colgó el protocolo en la intranet del hospital para el acceso general», ha subrayado la necesidad de «trabajar codo con codo con la dirección del hospital» en este momento de crisis.