Hospital Carlos III de Madrid, donde está ingresada la auxiliar de enfermería con ébola - reuters

La auxiliar de enfermería con ébola ya recibe el suero de una religiosa superviviente del virus

La monja llegó de Liberia junto a la hermana Paciencia para donar su sangre a García Viejo, que no tuvo tiempo de recibir el tratamiento

c. garrido / J.G.Stegmann
Actualizado:

La auxiliar de enfermería con ébola, ingresada en el Hospital Carlos III de Madrid desde esta madugada, está siendo tratada con suero hiperinmune de una donante que ya ha superado la enfermedad, y no ha sufrido ninguna reacción negativa en la primera dosis, según han explicado este martes en rueda de prensa el jefe de la Unidad de Infecciosas del complejo hospitalario La Paz-Carlos III, José Ramón Arribas, y el gerente del Hospital La Paz de Madrid, Rafael Pérez-Santamarina, acompañados del jefe del Servicio de Medicina Interna del centro, Francisco Arnalich.

Aunque no se ha querido confirmar la identidad del donante, según ha podido saber ABC, el suero pertenece a la monja que viajó desde Liberia junto con la religiosa Paciencia Melgar, tras superar el virus, para donar su sangre al misionero Manuel García Viejo. Aunque éste falleció antes de poder recibir el tratamiento, tanto Paciencia como la otra hermana realizaron la donación para ayudar a futuros pacientes.

También está a disposición de la paciente el antiviral Favipiravir. En ambos casos se trata de tratamientos experimentales. El primero, aún sin eficacia probada, tiene su uso aprobado por la OMS, y el antiviral ha demostrado eficacia contra el ébola en animales pequeños, según han explicado en rueda de prensa los médicos que atienden a la paciente: una mujer vecina de Alcorcón, de 44 años, casada y sin hijos, que tuvo contacto hasta en dos ocasiones con el misionero fallecido Manuel García Viejo durante su estancia en el Carlos III.

La auxiliar de enfermería se encontraba desde este lunes ingresada en el Hospital de Alcorcón. El 30 de septiembre estaba de vacaciones, aunque no se movió de Madrid, y comenzó a sentir algo de fiebre y astenia pero no fue hasta este lunes cuando se decidió su ingreso por una subida de la fiebre. Tras confirmarse ayer el positivo por ébola, esta madrugada fue trasladada al Hospital Carlos III de Madrid para ser tratada. «La noche y la mañana ha evolucionado favorablemente dentro de las precauciones», han señalado los facultativos. No se han dado más detalles ya que la paciente no quiere que se informe a los medios de su estado de salud.

Por el momento es el único positivo por ébola. Su marido, que ha tenido «una exposición de alto riesgo, sin protección individual», se encuentra aislado y en observación. El otro caso sospechoso es un ingeniero español que ha estado trabajando en Nigeria e ingresó ayer con síntomas, pero ha dado negativo en el primer análisis. Mañana será sometido a una segunda prueba. Si da negativo, se le podría dar de alta con vigilancia.

Hay una cuarta persona ingresada, pero que no reúne los criterios de sospecha. Es una enfermera del hospital, que tuvo una exposición protegida al virus. No tiene fiebre ni otros síntomas, pero presentó una diarrea dos días antes, por lo que se decidió ingresarla.