La enfermera con ébola está ingresada en el Hospital de Alcorcón
La enfermera con ébola está ingresada en el Hospital de Alcorcón - josé ramón ladra
el ébola, en madrid

La auxiliar de enfermería contagiada accedió dos veces a la habitación de García Viejo

En las dos ocasiones entró con el equipo de protección individual y no se tiene constancia de exposición accidental

Actualizado:

La auxiliar de enfermería contagiada por ébola, de 44 años, casada y sin hijos, accedió dos veces a la habitación del religioso repatriado Manuel García Viejo, que finalmente falleció víctima del virus el pasado 25 de septiembre, durante su estancia en el Hospital Carlos III de Madrid. La primera ocasión en la que entró en el cuarto fue por atención directa y la segunda, tras el fallecimiento del religioso, para recogida de material. En las dos ocasiones entró con el equipo de protección individual y no se tiene constancia de exposición accidental, según ha explicado en rueda de prensa el director general de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid, Antonio Alemany, por lo que se investiga cómo pudo producirse el contagio. [ Sigue en directo toda la información sobre el primer contagio de ébola en España]

La paciente, primer caso por contagio de ébola en España y Europa, cogió vacaciones al día siguiente del fallecimiento de García Viejo y ha hecho vida normal. La auxiliar presentaba «una sintomatología vaga» con fiebre por debajo de los 38,6 grados y síntomas de astenia desde el 30 de septiembre. Se le sometió a seguimiento hasta que se decidió su ingreso en el hospital porque presentaba «fiebre alta». Ingresó a primeras horas de este lunes en el hospital de Alcorcón.

Como marca el protocolo de actuación, se le practicó un primer análisis que dio positivo, y se le realizó una segunda prueba para asegurar el diagnóstico y descartar un falso positivo, que confirmó los peores presagios. Por el momento se encuentra «estable» y aislada en el Hospital de Alcorcón, pero será trasladada en las próximas horas al hospital Carlos III, donde se trató a los religiosos repatriados Miguel Pajares y Manuel García Viejo.

La paciente se encuentra aislada en una zona de urgencias habilitada expresamente para este tipo de casos y que habitualmente se encuentra vacía, según ha podido saber ABC por una fuente del hospital. Se trata de un área con dos cuartos, uno donde se encuentra la enferma y otro donde se guarda toda la indumentaria y el material para tratar a este tipo de pacientes.

Según ha podido saber ABC, la enfermera había tomado las precauciones precisas en su entorno cercano, llegando a dormir separada de su pareja durante los últimos días.

El marido, bajo vigilancia

El marido, un médico y tres técnicos del Summa que la atendieron el domingo están bajo vigilancia por un equipo de epidemiólogos de Salud Pública, siguen el mismo protocolo de prevención contra el virus que el que se aplica a los 30 trabajadores del Hospital Carlos III de Madrid que asistieron a los religiosos fallecidos por el virus. Este equipo además está elaborando un listado con todos los posibles contactos de esta mujer, ante la posibilidad de que haya transmitido la enfermedad.

Por el momento, se desconoce cómo pudo producirse el contagio, pero el Consejero General de Enfermería ya ha anunciado que pedirá a las autoridades sanitarias una investigación «a fondo». El presidente de los enfermeros, Máximo González Jurado, ha ido más allá [declaraciones completas] y ha revelado que este mismo fin de semana había recibido un «informe muy profundo y documentado» de un profesional analizando el protocolo seguido en los hospitales en el tratamiento de los posibles casos de ébola, en el que se ponía de manifiesto que las medidas que se adoptan «son muy seguras desde el punto de vista de la salud pública, mientras que desde el punto de vista laboral presentan muchos problemas».

La ministra de Sanidad, Ana Mato, ha asegurado que se está trabajando para garantizar la seguridad de todos los ciudadanos y la atención al paciente. Asímismo se está investigando la fuente de contagio y verificando si se siguieron los protocolos establecidos. La ministra ha lanzado un mensaje de tranquilidad a la población y ha asegurado que se cuenta con «profesionales magníficamente formados y con la capacidad técnica y organizativa necesaria para afrontarlo».

La Comisón Europea ya ha pedido explicaciones a España por el caso