Un hombre trata de agredir a una mujer
Un hombre trata de agredir a una mujer - ARCHIVO

Unicef alerta: «Una de cada diez niñas en el mundo sufre abusos sexuales»

El informe publicado por la agencia de la ONU documenta violencia en lugares donde las menores deberían estar seguros como escuelas u hogares

Actualizado:

Una de cada diez niñas en todo el mundo ha sido víctima de violaciones o actos sexuales forzados y una de cada tres adolescentes casadas ha sufrido algún tipo de violencia física, sexual o emocional, según los datos del informe «Oculto a plena vista» publicado por el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF).

De acuerdo con la agencia de la ONU, éste informe -la mayor recopilación de datos hasta la fecha sobre la violencia contra menores- pone de manifiesto las actitudes que perpetúan y justifican la violencia, manteniéndola oculta a plena vista en todos los países del mundo.

«Ningún gobierno o padre querrá ver estos datos tan incómodos», afirmó el director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake. «Pero a menos que hagamos frente a la realidad que cada estadística enfurecedora representa -la vida de un niño cuyo derecho a una infancia segura ha sido violada- nunca cambiaremos la actitud de que la violencia contra los niños es algo normal y permisible. Y no lo es», subrayó Lake.

En España, UNICEF valoró también este informe de violencia infantil. «Muchas veces no se denuncia porque no se sabe que la violencia a los menores puede ser castigada. Los propios niños tienen que tener ayuda para poder denunciar», afirmó Marta Arias, Directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de UNICEF Comité Español

Además, Arias denunció que «conseguir datos de violacion es muy dificil, algo patente y que hemos detectado». El motivo, según Arias, «el miedo a contar que se sufre violencia porque muchas veces la ejercen las personas más cercanas al menor»

«Queremos que la legislacion sea clara, la policia esté bien formada para detectar abusos en menores, las familias cuenten con más apoyo y educación contra la violencia y las asociaciones trabajen en detectar cuando la violencia se esté produciendo, e incluso antes de producirse, para su prevención», agregó Arias.

El informe ha incluído datos de 190 países que documentan violencia en lugares donde los menores deberían estar seguros: sus comunidades, escuelas y hogares. Además, pone de relieve los efectos que estos abusos tienen sobre los niños, ya que tienen más probabilidades de ser desempleados, vivir en la pobreza o ser violentos hacia los demás.

Violencia sexual

Entre los principales hallazgos recogidos por UNICEF en un comunicado, la agencia resaltó que «alrededor de 120 millones de niñas menores de 20 años, es decir, alrededor de una de cada diez, han experimentado relaciones sexuales forzadas y una de cada tres adolescentes que se casaron entre los 15 y los 19 años, unos 84 millones, han sido víctimas de violencia emocional, física o sexual por sus maridos o parejas».

El estudio recogió que, la prevalencia de la violencia doméstica es del 70% o superior en República Democrática del Congoy en Guinea Ecuatorial, mientras que se aproxima o supera el 50% en Uganda, Tanzania y Zimbabue.

Frente a estos países, UNICEF recoge un estudio elaborado en Suiza en 2009 entre adolescentes de 15 a 17 años, según el cual el 22% de las chicas y el 8% de los chicos habían sufrido al menos un incidente de violencia sexual que implicaba un contacto físico, principalmente a través de Internet.

Cerca de la mitad de las adolescentes de 15 a 19 años, es decir, unos 126 millones, consideran que un marido tiene justificado pegar a su mujer en determinadas circunstancias. Esta proporción se eleva al 80% en países como Afganistán, Guinea, Jordania, Malí y Timor Oriental.

Además, según UNICEF, los datos de 30 países sugieren que alrededor de siete de cada diez chicas de entre 15 y 19 años que han sido víctimas de abusos físicos y/o sexuales nunca han pedido ayuda, muchas porque no creen que fue un abuso o por que no lo consideran un problema.

Aumento del acoso escolar

Por otra parte, el informe de UNICEF pone de relieve que una de cada cinco víctimas de homicidio en todo el mundo son niños y adolescentes menores de 20 años, lo que tuvo como resultado 95.000 muertos en 2012. En países como Panamá, Venezuela, El Salvador, Brasil, Guatemala y Colombia, el homicidio es la principal causa de muerte entre los chicos de entre 10 y 19 años.

Nigeria es el país del mundo con mayor número de homicidios de niños, con 13.000, mientras que en Europa Occidental y Norteamérica, Estados Unidos es el país con la tasa más alta, precisa UNICEF.

Otro de los aspectos abordados por el informe es el «bullying» o acoso escolar: algo más de uno de cada tres estudiantes de entre 13 y 15 años a nivel mundial es víctima de acoso en su centro educativo, cifra que en el caso de Samoa asciende a casi tres de cada cuatro.

En el caso de Europa y Norteamérica, casi una tercera parte de los estudiantes de 11 a 15 años ha sido víctima de «bullying», mientras que en Letonia y Romanía casi seis de cada diez admiten acosar a otros compañeros.

En España, «el bullying es un problema que existe en nuestro pais, una realidad», afirmó Arias. Los datos del Comité Español de Unicef recogen que 14% de los menores afirman haber sufrido acoso escolar y un 20% (2 de cada diez niños) aceptaron haber agredido a compañeros en el colegio alguna vez

Lucha contra la violencia doméstica

En otro orden de cosas, UNICEF indicó que alrededor del 17% de los niños de 58 países son objeto de graves formas de castigos físicos-golpes en la cabeza, orejas o cara o golpes duros y repetidos-. En concreto, más del 40% de los niños de 2 a 14 años de Chad, Egipto y Yemen han experimentado graves castigos físicos.

Por otra parte, tres de cada diez adultos a nivel mundial consideran necesarios los castigos físicos para educar bien a los niños. En el caso de Suazilandia, el 82% opinan que los castigos físicos son necesarios.

Así las cosas, UNICEF plantea seis estrategias para que la sociedad en su conjunto, desde las familias a los gobiernos, prevengan y reduzcan la violencia contra los niños. Entre otras cosas propon cambiar las actitudes, fortalecer los sistemas y servicios judiciales, penales y sociales y generar pruebas y concienciación sobre la violencia y sus costes humanos y socioeconómicos.

El director ejecutivo de UNICEF defendió que «la violencia contra los niños no es inevitable, es prevenible, si rechazamos permitir que la violencia se mantenga en las sombras». «Las pruebas en este informe nos obligan a actuar, por el bien de estos niños y por la futura fortaleza de las sociedades en todo el mundo», afirmó Lake.