Sanidad estudia fórmulas para proteger a las víctimas de violencia de género cuando denuncian
La ministra de Sanidad, Ana Mato, el pasado 21 de noviembre - efe

Sanidad estudia fórmulas para proteger a las víctimas de violencia de género cuando denuncian

La ministra Ana Mato asegura, en relación con la última muerte de una mujer en Torrelaguna, con 11 denuncias previas, que se estudiará con detenimiento el caso

Actualizado:

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha anunciado este lunes que se estudian fórmulas para garantizar la protección de las víctimas de violencia de género que denuncian a sus agresores, en relación con la última mujer asesinada que había denunciado en once ocasiones a su expareja.

En declaraciones en «Los Desayunos» de TVE, Mato ha asegurado, en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que «queda mucho por hacer» porque la lucha contra esa lacra va despacio y «el camino es largo».

«Son muchas las víctimas» y es necesario un cambio de «mentalidad» en la sociedad para combatir este tipo de agresiones «inaceptables», y ha recordado que el Gobierno aplica planes personalizados para cada mujer, porque cada víctima tiene circunstancias diferentes.

En relación al asesinato de la mujer de Torrelaguna (Madrid), que había presentado once denuncias contra su agresor y cuyo agresor tenía una orden de alejamiento, Mato ha explicado que la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género va a analizar con detenimiento este caso y a estudiar fórmulas para que no vuelvan a ocurrir estas situaciones.

«No puede ser que las mujeres que denuncien tengan problemas», ha dicho Mato, quien ha recordado que el Código Penal penalizará a los maltratadores que manipulen los dispositivos de vigilancia o que acosen a sus víctimas.

Sobre el libro «Cásate y sé sumisa», publicado por una editorial del Arzobispado de Granada, la ministra de Sanidad ha señalado que ha pedido que se retire porque «no es nada adecuado y es una falta de respeto a las mujeres». Mato ha reconocido que no comparte ni el titular ni el contenido del libro y ha opinado que tampoco «las mujeres ni la sociedad».