Poder fumar en Eurovegas, un escollo para la inversión
Salas cerradas para fumadores, fórmula para desbloquear Eurovegas - abc

Poder fumar en Eurovegas, un escollo para la inversión

Adelson puso siempre como condicionante la modificación del marco legal

Actualizado:

Sheldon Adelson siempre lo tuvo claro. Poder fumar era condición casi indispensable para llevar adelante Eurovegas. Una cuestión legal que acompaña todos los requisitos financieros que Las Vegas Sands ha presentado como motivo para cancelar su inversión.

Pese a que el Gobierno trabajó hasta el final en una solución: salas de juego estancas sólo para fumadores, cerradas al resto del público y sin presencia de trabajadores del Casino para que no se vean obligados a inhalar el humo del tabaco. Esta es una de las fórmulas que el Gobierno estudió para compatibilizar la salud de los ciudadanos con el proyecto Eurovegas.

Esta vía permitiría, por ejemplo, tener habitaciones exclusivas para que los fumadores pudieran jugar a las tragaperras, al póker electrónico o a cualquier juego en el que resulte innecesaria la participación de crupieres y del personal del Casino. Serían salas de juego con humo en el que el servicio de bebidas y comida funcionaría como un autoservicio y tampoco se permitiría el acceso a camareros para proteger su salud. Así los jugadores más adictos podrían seguir jugando sin tener que abandonar el recinto de Eurovegas.

Esta idea sería casi compatible con la idea de protección de la salud de los ciudadanos que defendía Sanidad. Sólo los jugadores fumadores estarían expuestos al humo dañino del tabaco y, quizá también el personal de limpieza de la sala porque las partículas contaminantes del tabaco permanecen en un habitáculo cerrado. El problema es que seguiría siendo incompatible con la actual Ley del Tabaco que prohíbe fumar en cualquier espacio público cerrado. Para responder a las exigencias del proyecto de Sheldon Adelson en Eurovegas, el Gobierno se vería obligado a modificar la actual legislación.

Transferir el tabaco

Con la modificación no solo se abriría la mano al resto de salas de juego y de casinos. La ley debería flexibilizarse para no dejar en desventaja a otros establecimientos dedicados al ocio y la hostelería.

En los restaurantes, no sería posible instalar comedores privados para fumadores porque los camareros podrían convertirse en fumadores pasivos al estar obligados a atender las mesas, pero sí se podrían acondicionar salas estancas para que al final de la comida, los comensales pudieran fumarse un cigarrillo al final con un café o una copa.

Las salas cerradas para fumadores son una de las fórmulas que el Gobierno está estudiando para no perder una posibilidad de crear empleo con el proyecto Eurovegas, aunque no es la única. Otra de las opciones que se han deslizado es que Sanidad podría transferir algunas de las competencias en tabaco para que las comunidades pudieran adaptar a su antojo la ley del tabaco. Aunque ésta parece poco probable.

Todas las fórmulas se están estudiando en un informe en el que trabaja la Abogacía del Estado. El Ministerio de Sanidad quiere estar preparado y tener una solución legal para que la inversión de Eurovegas no se pierda en Madrid. Aunque antes de hacer cualquier cambio, se esperará a tener la absoluta garantía de que el proyecto se queda en España.