¿Cómo se produce un trueno?
abc
meteorología

¿Cómo se produce un trueno?

Las tormentas repentinas y tremebundas arrecian en verano. Sean con aparato eléctrico o no, con rayos, relámpagos y centellas, todas tienen algo en común: el sonido ensordecedor

Actualizado:

El verano es una de las épocas del año durante la cual se producen más tormentas en nuestro país. Sin ir más lejos, las previsiones indican que al menos hasta el sábado las tormentas serán bastante frecuentes en la mitad norte peninsular. Las tormentas pueden traer consigo grandes cantidades de precipitación, ser tormentas secas con gran aparato eléctrico, tormentas en las que los rayos circulen entre las nubes u otras en las que las descargas eléctricas entre la nube y la tierra sean muy frecuentes aumentando así el riesgo de incendio. Pero no cabe duda que todas tienen algo en común, el trueno.

A pesar de ser un fenómeno tan cotidiano y que diariamente se produce la atmósfera terrestre miles de veces, hasta bien entrado el siglo XX no se ha conocido con exactitud cuál era la causa de ese sonido tan ensordecedor y asociado a las tormentas, que tantas y tantas veces nos ha hecho despertarnos sobresaltados de la cama.

Un rayo, 20.000 grados de temperatura

Actualmente se ha podido estudiar y constatar la causa física que produce el trueno, y sabemos que tiene su raíz en la elevada temperatura con la cual el rayo cae en la atmosfera. Aunque este valor es variable, la temperatura media de un rayo se sitúa alrededor de unos 20.000 grados, produciendo un súbito calentamiento y expansión del canal del aire en el que ha tenido lugar la descarga. Sin embargo fuera de ese canal la temperatura es fría y el aire es un mal conductor del calor, lo que hace que la masa de aire vuelta a contraerse una vez que desapareció la descarga eléctrica. Esta rápida expansión y contracción dan lugar a una onda de choque, similar a la de los aviones que consiguen viajar a una velocidad superior a la del sonido, y es la causante del sonido del trueno.

Evidentemente, los truenos no suenan siempre igual y esto depende de varios factores. El más importante es la naturaleza del rayo, es decir si se ha producido un rayo intranube o si la descarga ha sido nube-tierra. En el primer caso, el trueno suele ser como un rumor, es decir un sonido bastante continuado pero que no alcanza una intensidad demasiado fuerte. En el caso de los rayos nube tierra, el trueno es mucho más intenso, como un gran chasquido y si la distancia a la que cae es muy escasa respecto a nosotros, puede alcanzar una intensidad de sonido superior a los 110 decibelios.