El ministro británico de Medio Ambiente considera «más seguros» los cultivos transgénicos
Según Owen Paterson, en Europa solo se han aprobado dos plantaciones de este tipo - abc.es

El ministro británico de Medio Ambiente considera «más seguros» los cultivos transgénicos

Advierte a Europa del riesgo de quedarse atrás en estas técnicas

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los cultivos genéticamente modificados son posiblemente «más seguros que los convencionales», afirmó hoy el ministro británico de Medioambiente, Owen Paterson, que advirtió del riesgo para el Reino Unido y el resto de Europa de «quedarse atrás en la adopción de esas técnicas».

Este titular destacó los beneficios significativos que la implementación de las tecnologías transgénicas en las cosechas tendrían para granjeros, consumidores y el medioambiente, en un discurso que sobre este tema pronunció en un centro de investigación de la localidad inglesa de Harpenden.

En su intervención, el político conservador hizo un llamamiento a los ciudadanos sobre las ventajas financieras, científicas y morales del empleo de esos métodos.

«Creo que es hora de empezar un debate sobre el potencial de los cultivos genéticamente modificados (...), que tenga en cuenta los riegos y los beneficios», afirmó.

Según dijo, los últimos estudios europeos no han hallado conexión entre los cultivos transgénicos y un mayor riesgo para el medioambiente o para la seguridad de los ciudadanos.

En cambio puntualizó que el uso de tecnología más precisa y un mayor escrutinio regulatorio probablemente «hace a esos cultivos genéticamente modificados más seguros que las plantas y los alimentos convencionales».

En el Reino Unido se permite la importación y venta de ciertos alimentos modificados, aunque la mayoría de las grandes cadenas de supermercados evitan incluirlos en los productos de su propia marca debido a las dudas que despiertan entre los consumidores.

Paterson siempre se ha mostrado partidario de recurrir a los cultivos transgénicos, al igual que el primer ministro británico, David Cameron, quien el pasado 14 de junio defendió la necesidad de «estar abiertos a los argumentos de la ciencia».

Por su parte, el ministro de Medioambiente consideró hoy que el Gobierno, junto con la comunidad científica y la industria, tiene la obligación hacia el ciudadano de garantizar que los cultivos modificados genéticamente son seguros.

En su opinión, la próxima generación de esos cultivos ofrecerá las oportunidades «más maravillosas para mejorar la salud humana», frente a los argumentos contrarios que esgrimen los grupos de activistas por considerar peligrosas esas técnicas.

Paterson subrayó que éstas ya han sido adoptadas por el resto del mundo, al contrario que en el Reino Unido y Europa, donde hasta la fecha solo se han aprobado dos plantaciones de ese tipo para su uso comercial y otras siete aguardan la luz verde.

«Por el momento, Europa se está quedando fuera. Mientras el resto del mundo recoge los beneficios de la nuevas tecnologías, Europa se arriesga a quedarse atrás», dijo.

El ministro afirmó además que «la abrumadora conclusión global con relación a las tecnologías transgénicas apunta a que los riesgos asociados con ellas son muy pequeños».

Entre algunas de las ventajas, el ministro destacó que con esas técnicas se podrían combatir los efectos dañinos del clima impredecible y las plagas en los cultivos.

En respuesta al discurso, el científico jefe de Greenpeace, Doug Parr, señaló que «es difícil recibir lecciones de una persona que duda del cambio climático».

«Su incapacidad de ver las cosas con perspectiva le impide ver la revolución que se está llevando a cabo en la biotecnología que no es de modificación genética, que está cambiando ya vidas», afirmó, para añadir que Paterson debería dejar de «seguir ciegamente la propaganda de los grandes negocios agrícolas».

Por su parte, la Asociación nacional de granjeros aplaudió el liderazgo que Paterson desempeña en este asunto e instó a «no perder la oportunidad de cosechar beneficios económicos y para el medioambiente».