Benedicto XVI regresa esta tarde al Vaticano
El convento Mater Ecclesiae, donde vivirá el Papa emérito - abc

Benedicto XVI regresa esta tarde al Vaticano

Será «vecino» de Francisco en los Jardines Vaticanos mientras el apartamento pontificio continúa deshabitado

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

A partir de este jueves dos de mayo a media tarde, Benedicto XVI y Francisco serán “vecinos” ya que el convento “Mater Ecclesiae”, recién acondicionado, no sólo está muy cerca de la residencia Casa Santa Marta donde vive el nuevo Papa sino que le pilla de camino para ir a su “oficina”, la biblioteca privada situada debajo del apartamento pontificio, que continúa deshabitado.

Benedicto XVI regresará en helicóptero este jueves a media tarde y se instalará en una habitación de la planta baja del antiguo convento “Mater Ecclesia”, convertido ahora en su residencia. Junto con el Papa emérito vendrán también Georg Gaenswein, prefecto de la Casa Pontificia, y las cuatro mujeres “memores Domini” de Comunión y Liberación que se ocupan de la casa y de algunas tareas administrativas: Rosella, Loredana, Carmela y Cristina. La familia pontificia se había trasladado en pleno a Castel Gandolfo el 28 de febrero, unas horas antes de que se hiciese efectiva la renuncia.

A estas seis personas se ha añadido hace algunas semanas un diácono flamenco que habla perfectamente alemán y acompaña a Benedicto XVI puesto que Georg Gaenswein pasa casi toda la jornada en su trabajo de prefecto de la Casa Pontifica del Papa Francisco.

Las obras de reforma en el antiguo convento han incluido no sólo reparar las goteras de los techos sino reajustar los espacios a un uso como residencia de ocho personas, pues se cuenta con las visitas, que ahora podrán ser largas, de Georg Ratzinger, el hermano mayor del Papa emérito, que tiene 88 años.

Benedicto XVI se instalará en una habitación situada a nivel de la calle, en un entorno creado para minimizar en lo posible el uso de escaleras o ascensores. La residencia, cuyo espacio útil suma 200 metros cuadrados, acogerá también la voluminosa biblioteca del Papa emérito, que podrá trabajar con más comodidad que en Castel Gandolfo. El perímetro reservado incluye, en la parte trasera, un pequeño jardín en que las religiosas cultivaban flores y también legumbres.

Como Francisco se siente muy a gusto en la Casa Santa Marta y está acostumbrado a no cambiar de residencia en verano –a pesar del tórrido calor de Buenos Aires-, el portavoz del Vaticano comentó que no se sorprendería si el nuevo Papa se queda en la Casa Santa Marta durante los meses estivales. En ese caso, Benedicto XVI, que sufre peor el calor, podría volver a Castel Gandolfo en las semanas más agobiantes del verano romano.