El Papa siempre ha recordado a los que más sufren - efe

Benedicto XVI, con los que más sufren

Hacemos un repaso de los momentos más complicados en varios países en los que el Papa ha mostrado su apoyo a las víctimas

Actualizado:

Han sido siete años y medio como Papa, un tiempo en el que Benedicto XVI ha sido testigo de momentos graves y difíciles que han sacudido diversas partes del planeta. En todos y cada uno de ellos, ha mostrado su apoyo y respaldo a los que más han sufrido.

En junio de 2012 pedía a la los fieles católicos que oraran por las víctimas del ataque a la escuela de Italia y las personas afectadas por el terremoto del Valle del Po. «Saludo a todos los estudiantes que están aquí y hoy lamentablemente tenemos que recordar a las niñas y niños de la escuela en Brindisi, que estuvieron involucrados en el vil atentado de ayer. Vamos a orar juntos por los que resultaron heridos, para la joven Melissa, víctima inocente de un brutal acto de violencia y para sus familiares que están sufriendo», declaró entonces el Pontífice.

En agosto de 2010 vimos cómo, con lágrimas en los ojos, Benedicto XVI,prometía a las víctimas de abusos sexuales que la Iglesia impondría justicia contra los curas pederastas. El Papa se reunió por primera vez con los afectados e imploró el perdón.

En agosto de 2010 el Papa Benedicto XVI expresó su cercanía espiritual con las poblaciones del sur de Asia que han sido víctimas del paso de dos tifones. «Mi pensamiento va a las numerosas poblaciones que en días pasados han sido golpeadas por la violencia del tifón en Filipinas, Taiwán, algunas provincias sudorientales de la República Popular China y en Japó , este último, también golpeado por un fuerte terremoto. Deseo manifestar mi cercanía espiritual con quienes se encuentran en condiciones de graves dificultades e invito a todos a rezar por quienes han perdido la vida», sentenció.

La tragedia de Newtown también estuvo presente para Benedicto XVI. Entonces expresó su dolor: «Prometo a las familias de las víctimas, especialmente a aquellos que perdieron a un hijo, que les tendré presentes en mis oraciones. Que Dios les dé consuelo, que toque sus corazones y alivie su dolor».

Las víctimas de los atentados de Noruega (julio de 2001) también han estado en las palabras del Pontífice. En Castel Gandolfo (Italia) manifestó que «todos sentimos un profundo dolor por los graves actos de terrorismo que tuvieron lugar en Noruega el pasado viernes. Oramos por las víctimas, los heridos y sus seres queridos. Para todos, quiero repetir una vez más la sentida petición de abandonar para siempre el camino del odio y escapar de la lógica del mal».

Hablando desde la ventana de su oficina, en agosto de 2010, el Papa rezó por las víctimas del terremoto de Haití: «En estos días nos sentimos muy cercanos a la gente de Haití y continuamos rezando por ellos. Rezo por la gente herida, por los que están sin hogar y por los que perdieron su vida en tal tragedia».

En julio de 2010 tuvo lugar un emotivo homenaje del Papa Benedicto XVI a las víctimas del Holocausto en su primer día de visita a Israel. El sumo pontífice encendió la llama del recuerdo en el Yed Vashem de Jerusalén, junto a la que depositó una corona de flores y realizó una oración.

Benedicto XVI ha recordado también a las víctimas de los atentados del 11 S. En este vídeo, aparece durante el décimo aniversario de los ataques. «Hoy nuestro pensamiento se dirige al 11 de septiembre, hace diez años. Recordamos a las víctimas y a sus familias, de los ataques sufridos ese día. Invito a los jefes de Estado y a la humanidad a mostrar buena voluntad ya rechazar siempre la violencia como una solución a los conflictos y resistir la tentación del odio, para resolver los problemas de la sociedad inspirándose en los principios de solidaridad, justicia y paz»

En agosto de 2010 condenó la violencia en Gaza: «La violencia en la franja es la respuesta a más violencia», sentenció entonces durante una homilía que también coincidía con el día mundial de la paz.

El Papa Benedicto XVI también rezó por las víctimas del terremoto de Chile. «Mi pensamiento está con aquellos que han sido golpeados en Chile por el terremoto, que ha ocasionado numerosas pérdidas humanas y cuantiosos daños», señaló en 2010 desde la Plaza de San Pedro. «Rezo por las víctimas y estoy espiritualmente junto a aquellos que han sido probados con una calamidad de tal magnitud, por ellos pido a Dios consuelo para su sufrimiento y coraje para afrontar la adversidad. Estoy convencido de que desde todo el mundo se sucederán gestos como este de solidaridad, sobre todo por parte de las organizaciones religiosas», añadió su Santidad.