Imagen de archivo
Imagen de archivo

Vivir cerca de parques y jardines reduce el riesgo de cáncer de mama

Un estudio del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) confirma que las personas que residen junto a espacios verdes urbanos tienen menos riesgo de padecer la enfermedad

BarcelonaActualizado:

Un estudio del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), impulsado por la Fundación Bancaria «la Caixa», en el que han participado mujeres de diez provincias, confirma que las personas que viven cerca de espacios verdes urbanos, como parques y jardines, tienen menos riesgo de padecer cáncer de mama.

La autora de la investigación, Cristina O'Callaghan-Gordo, ha explicado que, «por el contrario, el riesgo de cáncer de mama es mayor en las mujeres que viven cerca de zonas agrícolas, lo que indica que la asociación entre espacios verdes y cáncer de mama puede depender del uso que se da a la tierra».

Según este estudio publicado en la revista «International Journal of Hygiene and Environmental Health», «los espacios verdes se relacionan con un mejor estado de salud general y mental, y mayor esperanza de vida», además de «un deterioro cognitivo más lento en personas mayores».

Por lo que respeta a los niños y niñas, se ha vinculado con mejoras en la capacidad de la atención, en el desarrollo emocional y del comportamiento, e incluso con cambios estructurales beneficiosos en el cerebro.

Más de 3.600 mujeres han participado en la investigación, en concreto, se han analizado datos de 1.738 casos de cáncer de mama y de otras 1.900 mujeres sin historial de cáncer de mama de diez provincias españolas: Asturias, Barcelona, Cantabria, Girona, Guipúzcoa, Huelva, León, Madrid, Navarra y Valencia.

El cáncer de mama es el más común entre las mujeres y el que causa más muertes en la población femenina.

Por su parte, el coordinador de la Iniciativa de Planificación Urbana, Medio Ambiente y Salud de ISGlobal, Mark Nieuwenhuijsen, ha apuntado que «este estudio demuestra la importancia de la naturaleza para la salud, que debe formar parte de la ciudad y, en lugar de puntos dispersos, los espacios naturales deben ser una trama que comunica todo el espacio urbano y beneficia a toda la ciudadanía».