ES NOTICIA EN ABC
TVEO

Atwood

Seguro que «Los testamentos» es mejor que la última temporada de «El cuento de la criada»

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La próxima entrega de «American Horror Story» se llama 1984. Sale Joan Collins. «Dinastía» estaba en pleno éxito (1981-1989). También es el año del estreno de «Pesadilla en Elm Street» y «Viernes 13 Parte IV: Capítulo Final». 1984 es, por supuesto, el título de la novela de Orwell, pero ya sabemos que quien acertó fue Huxley con «Un mundo feliz». Imaginó que la gente llegaría a amar su opresión y a adorar las tecnologías que anulan su capacidad de pensar. En esas estamos.

Margaret Atwood empezó a escribir «El cuento de la criada» en 1984. Y ahora (no es Harper Lee) ha escrito de manera voluntaria una continuación, «Los testamentos». Lo lógico es que sea mejor que eso que han estado perpetrando en la televisión, sobre todo en la última temporada. La canadiense se empeñó en la obra original en no incluir nada que no hubiera sucedido. Gilead es el puritanismo del siglo XVII. Lo de repartirse a las hembras fértiles está en la historia bíblica de Jacob, sus dos mujeres, Raquel y Lía, y las dos criadas de estas (cuatro mujeres y doce descendientes que pertenecían a las esposas). Puede haber pasado pero no es anticipación. ¿En ISIS y en Boko Haram? Vale, ahí sí. Que aquí todavía podemos leer y jugar al Scrabble.

Es verdad que en «Los Testamentos» hay una acertada cita de la gran Ursula K. Le Guin: «La libertad no es un regalo sino un trabajo duro». Y siempre recuerda Atwood la Revolución Francesa. Porque todo está en el pasado. Sobre los excesos del MeToo siempre ha alertado (y se le han echado encima las jóvenes feministas): «La condena sin un proceso judicial es el primer paso hacia la ausencia de justicia para que el sistema se corrompa, como sucedió en el periodo prerrevolucionario en Francia». Pero es muy comprensiva con las nuevas generaciones. Ha visto a Greta pero no sé si habrá visto «Euphoria» y «Élite». Dice que la voz más mayor, de la tía Lydia, en «Los testamentos», le ha resultado la más fácil: «De manera natural me sale ser una vieja zorra malvada». A mí también viendo «Euphoria» y «Élite». Una como Alexis Carrington pero de baratillo.