Es Noticia

Robert de Niro: «Me da un poco de vergüenza verme en la pantalla durante demasiado tiempo»

El actor neoyorquino de 75 años ha recibido un homenaje a toda su carrera en el Festival Internacional de Cine de Marrakech

Robert de Niro durante el homenaje a toda su carrera en el Festival Internacional de Cine de Marrakech
Robert de Niro durante el homenaje a toda su carrera en el Festival Internacional de Cine de Marrakech - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Uno nunca sabe si cuando Robert de Niro se emociona… se emociona de verdad, o es que está poniendo en marcha esos complejos mecanismos de actor que llevan décadas dejándonos boquiabiertos en la butaca. El sábado, y en presencia de su amigo y confidente Martin Scorsese, el actor neoyorquino de 75 años recibió un homenaje a toda su carrera en el Festival Internacional de Cine de Marrakech. Lo recibió con lágrimas en los ojos. Este domingo, ya con una sonrisa pintada en la cara y rodeado de un fuerte dispositivo de seguridad, que lo rodeaba permanentemente en los jardines del hotel más lujoso de Marrakech, De Niro atendía a la prensa. Entre las preguntas sobre «El padrino», «Taxi Driver» o «Los intocables», se colaban sin remedio las preguntas políticas, porque el intérprete es un conocido activista contra Donald Trump.

P - El sábado por la noche recibió un homenaje a toda su carrera aquí en Marrakech… ¿Recuerda cuándo supo que quería ser actor?

Pues mire, me di cuenta de que quería ser actor justo los sábados por la tarde, cuando tenía 10 años e iba al cine. Luego perdí las ganas, las volví a recuperar a los 15, las perdí otra vez, regresé a los estudios… Así fue.

P - ¿Y qué piensa cuando ve esos vídeos de las galas de premios en los que se resume toda su carrera?

Pues el sábado, cuando veía todas las escenas juntas, pensaba que había hecho muchísimas cosas. Y como no he vuelto a ver muchas de esas películas durante mucho tiempo tengo algo de objetividad para decir que no están mal del todo. Me alegro de que solo pusieran fragmentos pequeños, porque me da un poco de vergüenza verme en la pantalla durante demasiado tiempo. ¡Lo que me gusta es que a la gente sí le guste lo que he hecho! O al menos, la mayor parte. Algo debo haber hecho bien cuando está usted aquí sentado haciéndome preguntas.

P - Algunas crónicas locales echaban de menos en ese montaje imágenes de «Novecento», la película que hizo con Bernardo Bertolucci…

Es una buena observación, no sé por qué ha ocurrido. Deberían haber incluido algún clip de «Novecento», ahora que acaba de fallecer. Yo le quería muchísimo. Era simpatiquísimo. Un tipo diferente. Era poeta, escritor, director… Dirigió películas muy grandes y ambiciosas, y «Novecento» fue –si se me permite decirlo– su carta abierta al mundo. Tuvo grandes éxitos antes de esa película, como 2El último tango en París», y decidió hacer «Novecento». Hay directores que, si hacen dinero, quieren hacer películas que hagan más dinero. Me da mucha pena que no se le prestara la atención que merecía en Estados Unidos.

P - Miremos al futuro. Acaba de terminar «The Irishman» a las órdenes de Martin Scorsese, y ayer contaba que tiene otro proyecto con él, que incluye a Leo Dicaprio. «The Irishman», financiada por Netflix, ha costado 175 millones de dólares, quizá es de lo más caro que ha hecho usted…

¿Tanto ha costado? ¡Qué suerte que hemos conseguido el dinero! Por eso tuvimos problemas de financiación, y por eso nos alegramos tanto de que entrara Netflix y le dejara libertad total a Marty para hacer la película como quisiera.

P - ¿Qué opina del conflicto entre Netflix y las cadenas de cines, que por ejemplo se oponen a exhibir «Roma», de Alfonso Cuarón?

Entiendo que hay un problema, y hasta donde yo sé se va a hacer una presentación de nuestra película de forma apropiada, en algunos de los mejores cines. No sé cómo va a funcionar la transición. Tiene que resolverse de alguna manera, y la solución no va a gustar a todo el mundo.

P - Estamos en un país, Marruecos, que está en el límite entre oriente y occidente… ¿qué conoce de las políticas marroquíes y del respeto a los derechos humanos aquí?

No sé todo lo que pasa aquí. En todos los países pasan cosas que se pueden criticar, y también que se pueden resolver. Desde mi experiencia debo decir que, en este momento de mi vida, siento que ocurren suficientes cosas en mi propio país… como para criticar a otros países. Hay cosas que criticar, por ejemplo lo que le han hecho a Khashoggi en Turquía. Eso no es bueno. Es inaceptable. Alguien debe hacer algo.

P - Pues hablemos de su país. Los demócratas dicen que el remedio contra Trump es votar. ¿Está de acuerdo?

Sí. Mucha gente no votó en las presidenciales. Lo han hecho ahora, en las legislativas. Y si miras los resultados ha habido un cambio, que se refleja en la mayoría demócrata del Congreso. Las cosas van a ser diferentes.

P - ¿Cree que su manera de enfrentarse a Trump es la más adecuada? ¿No cree que puede generar enfado entre ciertos votantes?

Sí, lo he pensado. Algunas personas se enfadan si digo ciertas cosas. No quiero seguir diciendo «fuck Trump» [«que te jodan, Trump»] y todo eso que digo, porque… A ver. Lo he dicho porque creo que es una criatura rastrera, pero ya no lo voy a decir más. Tengo que mirar más allá, porque la gente se enfada. La gente que le apoya por lo que sea, por ingenuidad, por falta de educación, por cualquier razón… se enfada. Un estúpido show de televisión como «The Apprentice» le ayudó a ser presidente de los Estados Unidos. Así estamos. Se creó una falsa imagen de él, como si fuera un capitán de la industria… cuando en la vida real es un idiota. ¡Pero eso cala en los espectadores! En los que ven ese show y Fox News, quizá porque no invierten mucho tiempo en investigar sus fracasos.

P - ¿Usted se arrepiente de cosas que ha hecho en su carrera?

Pues claro que me arrepiento de algunas cosas, pero no las voy a decir aquí…