Vuelta al cero

Una gran coalición que, por encima de retóricas de «izquierda» y «derecha», aborde la salvación de un país en el límite

Gabriel Albiac
Actualizado:

El cadáver de Iglesias devuelve la partida al cero. No hablo de la que, entre asesina y suicida, se ha jugado en torno a la sesión de investidura. Es ésa una contienda, sin duda, relevante. Pero no primordial. Los gobiernos van y vienen. Y la prueba irrefutable de que una nación sobrevive aun al peor gobernante la da que España sobreviviera a la majestuosa incompetencia de Rodríguez Zapatero. Sánchez es un mal tipo y un doctor hilarante. Comparado con Zapatero, es Einstein. España sobrevivirá a él, como ha sobrevivido a casi todo. Pero el envite en juego, tras el suicidio de Iglesias, es otro. El modelo constitucional de 1978 está agotado. Ni es asombroso ni es dramático. Las Constituciones envejecen,

Gabriel AlbiacGabriel AlbiacArticulista de OpiniónGabriel Albiac