Algo trae el potomac

La trampa española

«Pedir que el PSOE y Ciudadanos hagan un acuerdo de Gobierno, o que el segundo haga posible la investidura del primero, no es realista»

Álvaro Vargas Llosa
Actualizado:

En un mundo normal, tendría sentido que el socialismo español compartiera el Gobierno, o al menos contara con el respaldo tácito de una fuerza como Ciudadanos. Por dos razones: evitaría que Pedro Sánchez se recostara en la extrema izquierda, tan anclada en el setentismo ojeroso, y los nacionalismos separatistas, y moderaría las propias inclinaciones ideológicas de la nueva camada socialista, más socialistas que socialdemócratas.

No sólo eso: en una democracia parlamentaria donde la atomización y el centrifuguismo restan a las instituciones la estabilidad básica para que la sociedad civil y la empresa privada actúen a partir de un horizonte previsible, lo razonable es buscar fórmulas de entendimiento. No hablo de pactos «a la griega» (situación muy extrema que tenía sentido

Álvaro Vargas LlosaÁlvaro Vargas LlosaColaboradorÁlvaro Vargas Llosa