Unos 400 inmigrantes saltan la valla fronteriza española de Ceuta con Marruecos
Unos 400 inmigrantes saltan la valla fronteriza española de Ceuta con Marruecos - ABC
EDITORIAL

El Gobierno, desbordado por la inmigración

Actualizado:

El Gobierno socialista ha corrido a esconderse tras el PP para eludir su responsabilidad por la situación crítica provocada por la presión migratoria. Donde el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, no veía colapso alguno, el Ejecutivo ve ahora motivos para lanzar a Europa una petición urgente de ayuda. Por supuesto, hay colapso en Ceuta y diversos puertos del sur. Y también una agravación súbita de la presión migratoria que tiene que ver con los anuncios del Gobierno de Sánchez. Si nada hubiera cambiado desde que el PSOE accedió al poder, quizá fuera defendible la remisión que hace el Ejecutivo al PP, pero sí ha habido novedades. El Gobierno no sólo decidió acoger el Aquarius, sino que convirtió su llegada al puerto de Valencia en una exhibición mundial de buenismo humanitario. Entre tanto, el Ejecutivo italiano daba cerrojazo a sus puertos ante la pasividad cómplice de Bruselas, que vio cómo España arreglaba el problema que creaba Matteo Salvini. Además, anunció a bombo y platillo la reimplantación de la asistencia sanitaria universal para todo inmigrante irregular y la supresión de las concertinas, lo que es plausible, si hay una alternativa.

Además de estas nuevas condiciones, establecidas única y exclusivamente por el Gobierno de Pedro Sánchez, hay otro factor inexplicablemente ignorado por el Ejecutivo, que es la colaboración imprescindible de Marruecos. Las relaciones con el Reino alauí se sostienen sobre la coherencia y la reciprocidad. No tiene sentido pedir a Marruecos que frene la inmigración en la valla, cuando al mismo tiempo el Gobierno español monta un festival mediático con la llegada del Aquarius y propicia el negocio de las mafias tratando por igual al inmigrante que llega legalmente que al que lo hace ilegalmente, incluso con violencia. No, esta vez la herencia del PP no sirve de coartada.