Algo trae el potomac

El brulote de Bachelet

«Para el sector de la izquierda que ha condonado en el chavismo lo que vituperaba en otro tipo de Estados policiales resulta devastadora la denuncia del informe»

Álvaro Vargas Llosa
Actualizado:

Han tenido que pasar veinte años de régimen chavista para que Naciones Unidas emita un informe haciendo of icial aquello que sabemos desde hace mucho tiempo. Que lo emita Michelle Bachelet, alta comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, tiene un especial significado. Es una socialista cuyo padre fue torturado por la dictadura de Pinochet y murió en prisión; además, se había resistido durante años, como presidenta de Chile y fuera del poder, a llamar a las cosas por su nombre en lo que respecta a la tiranía venezolana.

Para el sector amplio de la izquierda que, víctima de la hemiplejia moral de la que hablaba Jean-François Revel, ha condonado en el chavismo lo que vituperaba en otro tipo

Álvaro Vargas LlosaÁlvaro Vargas LlosaColaboradorÁlvaro Vargas Llosa