Una raya en el agua

La Aljama

Los constitucionalistas han sido recluidos en un gueto moral que los cosifica y desposee de legitimidad democrática

Ignacio Camacho
Actualizado:

Existen ciertos conceptos que deberían quedar por encima de la confrontación política incluso en un período tan éticamente relajado como una campaña. La dignidad democrática, por ejemplo, o la preservación del espacio común de la libertad. Así fue durante el tiempo ahora vilipendiado de Suárez, González y Aznar, el de los consensos de Estado, pero la época de Zapatero introdujo un sesgo de dogmatismo sectario según el cual la derecha carecía de legitimidad histórica para merecer amparo. El otorgamiento a Otegi del estatus de «hombre de paz», las negociaciones de Carod Rovira en Perpiñán o el Pacto del Tinell desplazaron sobre liberales y conservadores el estigma de repudio decretado por quienes se consideraban a sí mismos el bando correcto de

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho