Diez colegios de Barcelona se convertirán en refugios climáticos
Diez colegios de Barcelona se convertirán en refugios climáticos

Diez colegios de Barcelona se convertirán en refugios climáticos

La CE concede 4 millones de euros para impulsar patios más verdes, con agua y que mejoren la eficiencia energética

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«Adaptación climática a las escuelas azul, verde y gris» es el nombre del proyecto premiado por la Comisión Europea dentro de su reconocimiento de Acción Innovadora Urbana, presentado por el Ayuntamiento de Barcelona. La iniciativa es una apuesta por convertir los centros educativos en refugios climáticos con medidas relacionadas con el agua, el verde y la rehabilitación para disminuir el impacto del calor en los veranos y poder afrontar las altas temperaturas.

Un total de 4 millones de euros, concedidos por la CE, a los que el Consistorio sumará uno más, para rehabilitar los tradicionales patios y crear espacios que permitirán proteger a uno de los colectivos más vulnerables y menos responsables de los problemas derivados del cambio climático. «La campaña se desarrollará de 2019 a 2022, y se aplicará como proyecto piloto en diez escuelas seleccionadas con criterios de territorialidad, una por distrito, y teniendo en cuenta sus necesidades y situación de vulnerabilidad. Después sería estupendo poder escalar el proyecto. Esta importante ayuda nos permite ponernos a trabajar de inmediato», explica Frederic Ximeno, comisionado de Ecología.

Diversos estudios ya han demostrado la influencia que tienen las zonas verdes en el desarrollo cognitivo de los niños de modo que la rehabilitación de los patios pasará por incorporar mayor vegetación, potenciar los espacios de sombra, crear jardines de agua y potenciar la eficiencia energética. Una clara mejora que beneficiará no solo a los estudiantes, porque fuera del calendario escolar se convertirán en lugar de campamentos y en espacio de reunión para el resto de los ciudadanos.

17 años de Escoles + Sostenibles

El rediseño de los espacios se llevará a cabo teniendo en cuenta también la opinión de los alumnos, algo que mejorará sus conocimientos de sostenibilidad. Una apuesta por la educación ambiental que no es ajena a 352 centros educativos de Barcelona que se enmarcan dentro del programa Escoles + Sostenibles, que impulsa proyectos ambientales de los centros educativos y que con «17 años de antigüedad, es pionero en la educación por la sostenibilidad», precisa Ximeno. Todo un compromiso por introducir la sostenibilidad en la educación formal, ofreciendo asesoramiento y recursos a los colegios para desarrollar proyectos innovadores con criterios de sostenibilidad, que se centran en diversos aspectos de la ciudad, como la energía, la contaminación y los residuos.

Los centros desarrollan sus propias propuestas, incidiendo en el proyecto educativo, el currículum y la práctica educativa. Los proyectos versan sobre ámbitos tan diversos como la gestión de la energía, el agua y los recursos, la naturalización del espacio de juego, la alimentación sostenible, el camino de casa a la escuela, el consumo responsable, la disminución del ruido o la prevención y reciclaje de residuos. Entre todos los proyectos destacan los destinados a la transformación de diferentes espacios como patios, aulas, bibliotecas, comedores… o la construcción de estanques para el fomento de la biodiversidad en los centros.

En los colegios se fomenta la reflexión sobre el uso de los recursos y los hábitos de consumo, y algunos de ellos han querido participar en el Maratón de Ahorro Energético, una campaña de sensibilización y buenas prácticas en el uso y consumo de energía que, además, destina el ahorro económico conseguido a luchar contra la pobreza energética. Durante un mes, los colegios redujeron en un mínimo de un 10% el consumo de agua, electricidad y gas respecto a los consumos medios de los tres años anteriores. Cerca de 125.000 alumnos y más de 10.000 docentes, todos con el objetivo común de cuidar el planeta.

El programa Escoles + Sostenibles se encuadra en el Compromiso Ciudadano por la Sostenibilidad de Barcelona, una iniciativa que además de los centros escolares implica a entidades cívicas y ciudadanas, comercios, empresas, universidades, sindicatos, instituciones… «Más de 1.000 organizaciones que trabajan por extender la cultura de la sostenibilidad», señala Ximeno, quien puntualiza que «resulta imprescindible comenzar desde la base, las escuelas, y por ello animamos y acompañamos al profesorado a pasar a la acción, formando a personas conscientes de los límites ambientales y para que niños y jóvenes sean el motor del cambio hacia un desarrollo ecológicamente viable.