La medicina tradicional china amenaza la supervivencia de las mantarrayas
El gran tamaño de las mantarrayas, así como su tendencia a concentrarse en grupos, las convierte en presas fáciles para los pescadores - Acuario de osaka (Japón) http://blog.travelpod.com/

La medicina tradicional china amenaza la supervivencia de las mantarrayas

Sus branquias se comercializan como tónico una vez secadas y cocidas

Actualizado:

La medicina tradicional china amenaza la supervivencia de las mantas y mantarrayas presentes en aguas australianas, en concreto en el parque marino de Ningaloo, alerta la organización conservacionista Shark Savers, informa ABC News.

El informe «Manta Ray of Hope: The Global Threat to Manta and Mobula Rays» evidencia cómo las poblaciones de mantas y mantarrayas están descendiendo en todo el mundo, en especial en India, Sri Lanka e Indonesia.

«Sus branquias son secadas y cocidas como tónico para la salud, sobre todo en la medicina tradicional china», señala Frazer McGregor, de la Universidad Murdoch (Perth, Australia).

Pesca insostenible

Un gran número de Manta birostris (mantarrayas) y M.alfredi (mantarrayas de arrecife), las especies de rayas más grandes del mundo, con envergaduras de hasta ocho metros, visitan la reserva marina de Ningaloo como parte de sus migraciones estacionales.

«Aunque las mantarrayas se encuentran protegidas de la pesca en Ningaloo, una vez salen del parque marino se convierten en presas fáciles de los arpones y redes de pesca; en gran medida, debido a su gran tamaño, así como a su tendencia a congregarse en grandes números alrededor de "estaciones de limpieza", donde pequeñas especies de peces las limpian de parásitos», puntualiza McGregor.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ha actualizado recientemente el estado de conservación de la mantarraya de «amenazada» a «vulnerable» debido a la sobrepesca.

«Es improbable que la pesca de mantarrayas sea sostenible: tardan hasta diez años en alcanzar la madurez sexual y dan a luz a una sola cría cada dos o tres años», subraya el informe.