Fuerteventura se «apaga» por la pardela

Durante estas fechas, los pollos abandonan sus nidos con la guía de la luna. Pero la contaminación lumínica provoca muchos choques contra focos y farolas

Actualizado:

Cuando asoma la primera luna llena de octubre los pollos de pardela cenicienta que han nacido y crecido durante el verano comienzan a abandonar sus nidos. Las siguientes semanas son críticas: la visibilidad del satélite va menguando y las crías de Calonectris diomedea chocan contra farolas y focos.

La Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Fuerteventura vela porque tamaño acontecimiento biológico se desarrolle sin problemas. La «Campaña de la Pardela» se centra en la vigilancia y la sensibilización de la población.

«Una vez que ha caído al suelo, aunque la pardela no haya sufrido heridas, no es capaz de alzar el vuelo por sí sola, necesita de un acantilado o la superficie del mar, dado que se trata de un ave pelágica –aquella que desarrolla su vida en alta mar y solo se acerca a la costa para iniciar su período de reproducción en febrero-.», explica Mónica Barrera, técnico de Educación Ambiental.

Los ciudadanos, los organismos públicos y los cuerpos policiales de la segunda isla canaria más extensa, Reserva de la Biosfera desde 2009, permanecen atentos las 24 horas a la localización de especímenes de pardela accidentados o en apuros.

«Nunca hay que dar de comer o beber a los pollos de pardela, ya que cuentan con unas reservas de grasa que les permiten subsistir. Aunque se vea a los pájaros en buen estado jamás hay que soltarlos; antes tienen que ser examinados por los técnicos, que procederán a su recuperación si fuera necesario. Se debe avisar siempre al personal de Medio Ambiente: 928852106. Y si resulta imprescindible su traslado, se debe escoger una caja de cartón agujereada, para que puedan respirar.», aconseja Barrera.

En 2010, se consiguieron recuperar, anillar y devolver al medio natural 150 crías de pardela cenicienta, catalogada en «Régimen de Protección Especial» dentro del Catálogo Español de Especies Amenazadas (pdf), que recoge 263 taxones canarios en total.

Sector turístico

El «Apagón por La Pardela», que en 2011 se llevó a cabo con éxito en el mayor núcleo turístico de Fuerteventura, al norte de la isla, en la zona del Corralejo (perteneciente al Ayuntamiento de La Oliva), se ha extendido a los municipios de Puerto del Rosario y Antigua en 2012. «Hemos enviado, también, cartas a hoteles, restaurantes, campos de golf y demás establecimientos recreativos y turísticos, para que se sumen a la iniciativa.», comenta la técnico.

«Estamos en conversaciones con agentes de Medio Ambiente de otras localidades canarias, que nos han transmitido su deseo de adherirse a la campaña en próximas ediciones.», concluye Barrera. Los ejemplares adultos de pardela cenicienta emigran hacia Norteamérica. Los jóvenes, hacia Sudamérica. Por eso, Canarias y las Azores representan sus lugares predilectos de reproducción.

La noche «con poca luna» elegida para reducir la contaminación lumínica de Fuerteventura fue la del viernes 2 al sábado 3 de noviembre. Se recuperaron una treintena de pollos de Calonectris diomedea. Otros tantos ejemplares más seguro que pudieron distinguir mejor el satélite y no se desorienten con las fuentes de luz artificiales próximas a la costa. Todos ellos regresarán, en plena madurez sexual, al lugar desde donde partieron por vez primera, para continuar la labor que iniciaron sus padres ocho años antes: perpetuar « el círculo de la vida».