Probamos el Nexo, el coche que se carga en 5 minutos, solo emite agua y purifica el aire por donde pasa

Hyundai comienza la comercialización en Europa y España de su nuevo vehículo de hidrógeno, que partirá de 69.000 euros y tendrá que lidiar con la falta de estaciones de recarga

Oslo (Noruega)Actualizado:

Hyundai ha comenzado la comercialización en Europa de su Nexo, su innovador SUV de hidrógeno. Esta tecnología permite en la práctica alimentar a vehículo eléctrico de una forma similar a los vehículos de combustión, con recargas de apenas 5 minutos que bastan para recorrer cerca de 700 kilómetros. Además, si el hidrógeno se produce mediante energías alternativas, el único residuo que se produce es agua. El Nexo incluso es capaz de purificar el aire allá por donde circula.

En concreto, según Hyundai, el Nexo reduce el equivalente a las partículas de polución producidas por dos coches diésel en un trayecto de la misma distancia, ya que su filtro permite filtrar hasta el 99,9% de las partículas.

Su mayor inconveniente: la falta de puntos de recarga y la complejidad en la producción del hidrógeno. De hecho, en España actualmente no hay ni una sola «hidrogenera», lo que pondrá las cosas muy complicadas en nuestro país al Nexo de Hyundai, que se comercializará desde 69.000 euros.

Además de ejemplo de lo que es capaz de llegar a hacer y puntal de su intención de mantener su liderazgo en esta minoritaria tecnología en Europa -ha llegado a superar el 60% con el ix35 de pila de combustible-, Hyundai ha dotado al Nexo con la tecnología y los acabados propios de un vehículo premium. Su interior, realizado en gran parte con materiales reciclados, es refinado, y su aspecto es tan futurista como el de su exterior. En él, destaca el cuadro, totalmente digital, y la gran pantalla de infoentretenimiento, de 12,3 pulgadas, inserta en el salpicadero. El habitáculo es espacioso, y el uso de una transmisión de tipo shift-by-wire permite además emplear el árbol de transmisión como espacio de carga.

Su comportamiento dinámico es idéntico al de un eléctrico: sin ruidos y con un gran par desde el momento de iniciar la marcha. La mayor diferencia llega a la hora de recargar: en lugar de necesitar horas, bastan unos minutos para rellenar los tres tanques de hidrógeno, situados bajo los asientos traseros y bajo el maletero, y con capacidad para 156 litros. El proceso de recarga es idéntico al repostaje de un coche de GLP o GNC, y similar al de un gasolina: basta con insertar un boquerel en la toma del depósito, situada en un lateral.

Como es su icono tecnológico, Hyundai ha aprovechado para introducir en el Nexo sus más avanzados asistentes, como el monitor de ángulo muerto -una cámara que muestra los laterales en el cuadro al accionar los intermitentes-, asistente de conducción en autopistas (que en la práctica relega al conductor a un mero supervisor en vías rápidas) y aparcamiento remoto: basta con pulsar un botón para que el vehículo estacione, incluso sin estar en su interior. También destacan sus cuidados detalles, como las manetas retráctiles para la apertura de las puertas desde el exterior, que le permiten ganar en aerodinámica.