Mercedes Benz GLB, nuevo SUV de siete plazas y tracción integral 4MATIC

Monta los motores diésel y de gasolina de cuatro cilindros renovados profundamente con ocasión de la reestilización de las series de turismos compactos

MADRIDActualizado:

Hoy por hoy, uno de cada tres turismos Mercedes-Benz fabricados es un SUV, y uno de cada cuatro pertenece a la familia de los compactos. Por tanto, un SUV compacto como el GLB aúna todos los factores de éxito de los dos segmentos con mayor volumen de ventas de la empresa.

El nuevo Mercedes-Benz GLB es un SUV con gran versatilidad. Al mismo tiempo, es un espacioso automóvil familiar. Es el primer Mercedes-Benz en este segmento disponible opcionalmente en una ejecución con siete plazas. En los asientos de la tercera fila pueden viajar dos personas con una estatura de hasta 1,68 metros.

Proporciones poderosas con voladizos cortos y rasgos de diseño de todoterreno. Tracción integral 4MATIC opcional y luces especiales para todoterreno, que ayudan a reconocer posibles obstáculos en la zona situada inmediatamente por delante del vehículo al desplazarse a baja velocidad.

Es posible variar el volumen del maletero, entre 560 y 1.755 litros (datos para el modelo con cinco asientos). Por lo tanto, alcanza las dimensiones de un modelo Estate clásico. La segunda fila de asientos está disponible en una versión desplazable longitudinalmente. Los respaldos de este banco, incluso con el equipamiento de serie, permiten un ajuste de la inclinación en varios niveles. De ese modo aumenta en hasta 179 litros la capacidad del maletero, y se hace posible un uso más versátil del espacio.

El extenso equipamiento de seguridad incluye reposacabezas extensibles, cinturones de seguridad con pretensores de cinturón y limitadores de la fuerza del cinturón, windowbags que brindan también protección a los pasajeros en la tercera fila de asientos y sujeciones ISOFIX y Top-Tether para asientos infantiles compatibles. Con ayuda de estos últimos equipos es posible montar hasta cuatro asientos infantiles en las plazas traseras.

Algunos detalles de confort en la tercera fila son dos portabebidas entre los asientos y dos compartimentos portaobjetos con insertos de goma en el revestimiento del espacio de carga —a la izquierda y a la derecha— equipados con sendas conexiones USB para cargar dispositivos móviles. Si se desea ampliar el volumen del maletero es posible escamotear los asientos, que configuran en la posición replegada una superficie plana a la altura del piso de carga.

El GLB puede equiparse opcionalmente con el sistema de tracción integral permanente 4MATIC con distribución completamente variable del par. El sistema de tracción integral con dimensionamiento deportivo ofrece al conductor la posibilidad de influir en la característica del sistema 4MATIC accionando el interruptor DYNAMIC SELECT. Se dispone de tres diagramas característicos para controlar el embrague de discos de la tracción integral.

Al mismo tiempo, el sistema reacciona con flexibilidad a la situación de conducción en cada uno de los modos disponibles. Durante la conducción en el modo de carretera se elige para el programa de conducción «Eco/Comfort» una distribución de 80:20 entre el eje delantero y el eje trasero. En el modo «Sport», esta relación es de 70:30. En el modo para todoterreno, en cambio, el embrague de discos de la tracción integral asume la función de un bloqueo longitudinal, y la distribución básica de la fuerza es equilibrada, 50:50.

Entre los componentes de la tracción integral 4MATIC figuran la salida de fuerza para el eje trasero, integrada en el cambio automatizado de doble embrague, y el engranaje del eje trasero con embrague de discos integrado. El accionamiento es electromecánico. Un motor eléctrico ejerce una fuerza axial sobre el paquete de discos a través de un engranaje de ruedas dentadas rectas y una rampa de bolas, abriendo o cerrando así el embrague de discos. El diferencial del eje trasero compensa las diferencias en el recorrido y el número de revoluciones de las ruedas traseras. Las principales ventajas de esta regulación son su actuación independiente del régimen de giro en todo el margen de ajuste, el control piloto del embrague ya a vehículo parado y el mayor rendimiento gracias a su concepción con rampa de bolas.

El nuevo Mercedes Benz GLB monta los motores diésel y de gasolina de cuatro cilindros renovados profundamente con ocasión de la reestilización de las series de turismos compactos. En comparación con la generación anterior, estos propulsores se distinguen por un aumento claro de las prestaciones específicas, mayor eficiencia y menores emisiones.

La mecánica básica de los modelos de gasolina es el motor M 282 con 1,33 litros de cilindrada incorporado en el GLB 200 (consumo de combustible en el ciclo mixto 6,2-6,0 l/100 km, emisiones de CO2 en el ciclo mixto 142-137 g/km)[2]. Este propulsor cuenta con una función de desconexión selectiva de cilindros para mejorar la eficiencia en el régimen de carga parcial.

El motor de dos litros M 260 del GLB 250 4MATIC (consumo de combustible en el ciclo mixto 7,4-7,2 l/100 km)1incorpora en el bloque motor de fundición inyectada de aluminio camisas de fundición gris, ensanchadas hacia abajo según el principio de bruñido cónico CONICSHAPE®. En el argot interno utilizado por los ingenieros, este procedimiento de mecanizado de los cilindros suele denominarse «bruñido en forma de trompeta». El fin es reducir la fricción de los pistones y, en consecuencia, el consumo. En la culata de aluminio para cuatro válvulas por cilindro se encuentra el mando variable de las válvulas CAMTRONIC, que permite un reglaje en dos niveles de la carrera de las válvulas en el lado de admisión.

El motor diésel de dos litros incorporado en el GLB 200 d/GLB 220 d en combinación con el cambio de doble embrague 8G-DCT (consumo de combustible en el ciclo mixto 5,0-4,9 l/100 km, emisiones de CO2 en el ciclo mixto 133-129 g/km)1 cuenta con certificación Euro 6d y, gracias al procedimiento mejorado de postratamiento de los gases de escape, cumple la normativa RDE (Real Driving Emissions) nivel 2, vinculante para la homologación de nuevos modelos a partir del año 2020.

El nuevo GLB se fabrica en la planta de Aguascalientes (México). Los modelos para el mercado chino se producen en Pekín. El GLB llegará a los concesionarios en Alemania a finales de este año.

Con la introducción del nuevo GLB se amplía a ocho modelos la familia de turismos compactos de Mercedes-Benz. Los modelos a la venta en la fecha del lanzamiento son la Clase A, la Clase A Berlina y la Clase A Berlina versión larga, la Clase B, el CLA Coupé, el CLA Shooting Brake y el GLA. En 2018 se entregaron más de 609.000 turismos compactos a clientes en todo el mundo.