El Peugeot 2008 DKR 16 afila sus garras

Con la mira puesta en el próximo Dakar el equipo de competición de Peugeot Sport afina el nuevo Peugeot 2008 DKR 16

Actualizado:

Aunque a simple vista el Peugeot 2008 DKR 16 ha recibido muchos cambios seguirá manteniendo la tracción delantera. Una apuesta delicada para los terrenos por los que deberá desenvolverse pero que en Peugeotestán seguros de que terminará triunfando.

Lo que si se ha cambiado es la morfología del coche con una imagen completamente distinta. Ahora presenta unas vías más anchas, una distancia entre ejes mayor y más músculo para con unos voladizos tanto delante como detrás más cortos superar mejor los obstáculos del terreno del próximo Dakar.

Para complementar estas evoluciones, la aerodinámica se ha revisado en profundidad. El capó delantero y la toma de aire sobre el techo se han modificado completamente para conseguir un mejor equilibrio aerodinámico entre la parte delantera y la trasera así como una mejor evacuación del aire.

Además, se ha trabajado sobre las suspensiones y las llantas que rediseñadas son de magnesio y calzarán unos neumáticos Michelin más ligeros que ayuden a superar los numerosos obstáculos del camino con mayor facilidad.

Y bajo el capó aunque llevará el motor V6 de 3 litros bi turbo diésel del año pasado se ha ganado potencia y ahora llega hasta los 350 caballos y 800Nm de par.

Todos estos cambios los han podido probar los que serán los tres pilotos oficiales del equipo Peugeot Stéphane Peterhansel, Carlos Sainz y Cyril Despres.

Como ha comentado Bruno Famin, Director de Peugeot Sport “el año pasado iniciamos esta andadura sin apenas experiencia pero este año tras ganar el China Silk Road Rally las cosas cambiarán”.

Los pilotos Stéphane Peterhanel y Carlos Sainz han podido apreciar los avances que supone el nuevo coche en términos de comportamiento, potencia y tracción. El piloto francés está impaciente para empezar a correr con esta nueva versión 2016

Y mientras que el primero comentaba: “Se nota perfectamente que el coche es más largo, más ancho y con el centro de gravedad más bajo: es un coche mucho más estable, lo que nos permitirá ser más rápidos en el paso por curva. También se notan las diferencias a nivel de motor: no sólo es más potente sino que resulta más fácil aprovechar toda esta potencia desde regímenes más bajos. Ahora nos tocará a nosotros aprovechar los caballos de la manera más eficaz, lo que no deja de ser un agradable desafío. No hemos alcanzado todavía el máximo de nuestra capacidad pero hasta ahora las pruebas han sido muy productivas”.

El campeón español tras muchos kilómetros a los mandos corroboraba las impresiones del francés: “Las pruebas se han desarrollado como estaba previsto y el coche ha demostrado estar libre de problemas. Su potencial es mucho más elevado que el que tenía el coche del año pasado a estas alturas y su fiabilidad es también muy satisfactoria. Hemos cambiado muchos elementos en aspectos clave hasta el punto que podemos considerar que se trata de un coche completamente nuevo en relación al de 2015”.